• Cómo empezar a dar clases particulares ...

Cómo empezar a dar clases particulares -Laura de Arana

Laura

Publicado por Laura

¡Hola!

 

Como ya sabrás, dar clases particulares es un oficio muy infravalorado. Cada dos por tres se escuchan mensajes del tipo “¿puedes darme la clase gratis?”, “¿y no puedes hacerme descuento por *inserte aquí la chorrada que desee*?”, “solo es para que repase, mi hijo ya sabe hacerlo todo”. 

 

Maruja, si tu hijo ya sabe cómo hablar en inglés a un nivel C2 de Cambridge, ¿para qué me necesitas?

 

Llevo ya varios años trabajando en esto y la verdad es que he aprendido un par de cosillas. Por eso creo que estos consejos que dejo aquí pueden servirte si estás empezando en el mundo de las clases particulares. 

Yo doy clases de idiomas (inglés, francés, español y gallego) y también he dado de repaso escolar, principalmente de asignaturas de letras, pero estos trucos te pueden servir ya vayas a dar clase de matemáticas, italiano o de informática. Comenzamos: 

 

1. Valora tu trabajo

Es mentira que por cobrar menos vayas a tener más clientes. La gente suele elegir a una profesora particular en función de la cercanía y/o recomendaciones, principalmente. El boca a boca es fundamental y las buenas opiniones de tu perfil también. Dos euros no suponen una diferencia para ellos, pero sí para ti, porque tú vives de eso. Valora tu trabajo y que no te de miedo subir los precios (hasta una cifra razonable) si sabes hacerlo bien.

 

2. Prepara las clases con antelación

Esto en los idiomas lo veo imprescindible, pero en cualquier materia siempre será útil. Si preparas las clases con antelación podrás llevar material más específico para el nivel y el tema que vayáis a dar. Yo, en mi caso, suelo llevar materiales didácticos como juegos o actividades para hacer las clases más amenas. Pero llevéis lo que llevéis tomaos tiempo para prepararlo.

 

3. Las clases son PARTICULARES

Hay un motivo por el cual una academia suele ser más barata que una clase particular. Y es que en una academia se atiende a varias personas a la vez y el trato no es personalizado. Tú tienes para ti solita a uno/a o como mucho a dos niños/as, aprovecha eso. Puedes ir muy despacio, dejando que sea él o ella quien marque el ritmo. Puedes preguntarle qué quiere ver, cómo lo quiere hacer. Es un lujo que mucha gente no se puede permitir, así que si ya que tienes esa maravillosa oportunidad, haz que tanto tú como la familia aprovechen del todo el tiempo empleado. 

 

 

4. Sé diferente

No te limites a descargar material de internet, prueba a crear algo por ti misma o haz alguna actividad distinta. Sal al aire libre, juega con pelotas, dados, etc. Ten una marca que tenga que ver con tu personalidad y haz que eso sea lo que te identifique. Si conoces mucha música, ponles canciones, si te gusta dibujar trabaja con materiales plásticos. Si no eres como el resto te llamarán a ti, no al resto.

 

5. No eres un diccionario

Nuestra labor como profes es hacer de guía, de faro. Si vamos a ser igual de útiles que un diccionario no tendría mucho sentido contratarnos. Yo le doy más importancia a que el alumno o alumna se apasione con el idioma, o al menos no le coja más tirria de la que ya le tenía, que a que saque notables. En el caso de los idiomas es muy frecuente escuchar cosas como “es que es muy difícil”, “a mí no me sale”, “nunca entiendo cuando me hablan”. Conseguir que al terminar las clases sepan construir frases o entender textos por pequeños que sean, me parece mucho más gratificante que el que se sepan una lista de verbos. 

 

6. Ten paciencia

De nada vale que te enfades o grites. Cada persona aprende al ritmo que puede. A ti también te costarían las cosas en su momento. Si te pagan por dar clases particulares, adáptate al particular. Si tienes que repetirlo veinte veces pues lo haces, si tienes que pensar en diez ejemplos de lo mismo pues lo haces. No importa lo fácil que te parezca, no importa lo cansada que estés de repetirlo. Tu principal trabajo es tener paciencia. 

 

7. Márcate límites

Esto es algo que yo tengo que repetirme todo el rato. Al principio piensas que debes coger todas las clases que te ofrezcan sin importar las condiciones. Y esto no es justo para ti. Piensa si vas a dar las clases en tu domicilio o en domicilios ajenos (en el segundo caso mira cuánto estás dispuesta a desplazarte y cuánto vas a cobrar por ello). ¿Cuántas horas vas a currar en un mismo día? ¿cuánto tiempo te lleva preparar las clases? ¿tienes, al menos, un día de descanso a la semana? Esto te va a llevar tiempo y probablemente te pases mucho rato haciendo y rehaciendo, pero con el paso de los meses le irás cogiendo la práctica y te será más fácil hacerte un horario. 

 

8. Confía en ti

No, no te vas a quedar en blanco. No, no van a pensar que eres inútil. No, no se van a reír de ti. O al menos no todo el mundo ni todo el rato. Puede que pases malos tragos, pero en general la gente es comprensiva si te olvidas de algo o si te bloqueas. No te agobies y recomienza. La confianza en ti irá aumentando cuántas más clases des y más desenvuelta te sientas. 

 

Espero que estos consejos te puedan ser de ayuda.

 

¡Nos vemos por las redes!

¿Te ha gustado? Compártelo
Laura

Laura García De Arana ver perfil

Profesora en Tusclasesparticulares

Imparte clases de francés, Inglés, Gallego y Español para extranjeros

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros