Niveles oficiales de idiomas

Además de los exámenes oficiales para cada nivel, los diferentes grados de competencia en una lengua extranjera pueden valorarse de forma objetiva a partir de unos criterios. Cada vez es más frecuente ver referencias a un nivel de A1 a C2, tanto en los materiales como en los cursos para aprender o perfeccionar idiomas.


Se trata de unos códigos y criterios establecidos a nivel europeo, dentro del Marco Europeo Común de Referencia para los Idiomas (CEFR) que permiten superar la ambigüedad, vaguedad e indefinición al hablar de competencias lingüísticas que implica utilizar conceptos como nivel bajo, intermedio o superior.

¿Qué significan los diferentes niveles?

Las diferentes letras acompañadas de un número se corresponden cada una con uno de los 6 niveles para los conocimientos en lenguas extranjeras. La principal función es la de disponer de una manera sencilla y objetiva de comparar exámenes y cursos para diferentes idiomas. Esto permite valorar más fácilmente el nivel en una lengua extranjera para facilitar así la movilidad educativa y laboral.

Los programas de aprendizaje de lenguas de las diferentes instituciones, tanto públicas como privadas, cuentan ahora con una guía para definir contenidos y objetivos. Seguir unas directrices objetivas como las establecidas por el Marco Europeo Común permite a profesores y estudiantes saber qué es necesario trabajar y dominar en cada nivel.

En cuanto a los materiales y libros de texto a la disposición de los estudiantes de idiomas, especificar el nivel correspondiente les permite saber en todo momento cómo es su aprendizaje, teniendo así una idea más clara de sus habilidades y posibilidades. Si estudian por cuenta propia, saber el nivel que corresponde a los materiales y evaluaciones utilizados da facilidades a la hora de pasar a unas clases o para realizar un examen oficial. Para aquellos que prefieran la formación online, es también una manera de sentirse más seguros, no teniendo que depender de tests de nivel más arbitrarios y pudiendo saber en todo momento cómo van avanzando.

¿Qué niveles hay?

Competencia básica (Usuario básico: A1 y A2)

Comprensión: En el nivel A1 (breakthrough, descubrimiento) se entienden expresiones básicas de la vida cotidiana y a menudo necesita la colaboración del interlocutor para comprender el mensaje. Cuando se consolida el A2 (waystage, inicios) se expande el número de temas sobre el que se entienden frases y expresiones.

Expresión: Es posible presentarse y mantener conversaciones muy simples propias del día a día. Para el nivel A2 se pueden ya construir frases y hacer descripciones de más temas, aunque siguen siendo básicos y cercanos al estudiante. De forma sencilla puede hablar sobre sí mismo y sobre su vida.

Competencia intermedia (usuario autónomo: B1 y B2)

Comprensión: Con un B1 (threshold, nivel umbral) se puede entender el idioma en general cuando se emplea la lengua estándar de forma clara. Son ya más los ámbitos con los que ha familiarizado el estudiante. En el nivel B2 (vantage, aventajado) se pasa a comprender contenidos con un lenguaje más técnico, aunque referidos a temas que le son más cercanos.

Expresión: Al haberse familiarizado con más vocabulario y situaciones, la expresión es más rica e incluye conceptos más abstractos (aspiraciones, deseos, sentimientos, etc.). Se dispone de más soltura para expresar y argumentar puntos de vista y no se necesita tanta ayuda del interlocutor para mantener conversaciones. Cuando se ha consolidado el nivel B2 la comunicación con hablantes nativos es más fluida, pues, además de entender mejor lo que se dice, se puede emplear un vocabulario y expresiones más ricas, con frases más complejas.

Competencia avanzada (usuario competente: C1 y C2)

Comprensión: La comprensión escrita es mayor, permitiendo entender textos complejos ya con un nivel C1 (effective operational proficiency, competencia operacional efectiva). En el nivel C2 (mastery, dominio) se comprende con menor dificultad casi cualquier tipo de contenido, pudiéndolo trabajar.

Expresión: Se alcanza una mayor fluidez en la expresión tanto escrita como hablada, permitiendo interacciones más naturales sobre todo tipo de temas sin dificultades, pudiendo emplear más recursos para elaborar los mensajes. En el nivel superior, el C2, además de la soltura y naturalidad, se puede emplear un lenguaje más específico y mucho más rico para todo tipo de situaciones.

¿Cómo saber en qué nivel estás?

Preguntándose a uno mismo qué tipo de mensajes se entienden o se pueden formular en cada caso es posible saber qué nivel se tiene y qué aspectos tienen que trabajarse para mejorar el dominio de un idioma.


A1
A2
Comprensión auditiva
Reconozco frases y vocabulario muy básico sobre mí y mi entorno. Necesito que me hablen despacio
Me falta menos vocabulario básico y puedo hablar de más temas de la vida cotidiana. Soy capaz de entender la idea de mensajes no demasiado complicados.
Comprensión lectora
Entiendo frases muy sencillas, con vocabulario muy básico sobre temas del día a día.
Sigo sin entender textos largos o complejos pero el vocabulario y el contexto me dejan entender más tipos de mensajes usuales (menús, anuncios, horarios, comunicaciones personales sencillas).
Interacción y expresión oral
Necesito que me hablen despacio y con claridad porque no entiendo mucho. Suelo necesitar que me hablen con expresiones más básicas.
Puedo desenvolverme en conversaciones básicas sobre asuntos que me son familiares.
Expresión escrita
Sólo puedo escribir mensajes cortos con expresiones o información muy básica; postales, felicitaciones, formularios sencillos.
Mis mensajes escritos pueden ser sobre más temas, aunque se limitan a áreas que me son familiares o más recurrentes en el día a día.


B1
B2
Comprensión auditiva
Entiendo los puntos principales de conversaciones sobre temas comunes que me resultan cercanos, siempre que se emplee un lenguaje estándar y claro. Puedo seguir por encima lo que se dice en programas de radio o de TV si se hace referencia a temas no técnicos o complejos.
Puedo comprender diálogos, discursos y clases de temas más complejos, aunque no lo entiendo todo y tengo que estar relativamente familiarizado con el tema y el vocabulario. Tengo menos problemas para entender contenidos en la radio o en la TV y me resulta relativamente fácil seguir películas en las que se use un dialecto estándar.
Comprensión lectora
Comprendo textos sobre temas no técnicos que empleen un lenguaje de uso habitual, aunque expresen ideas abstractas y sentimientos.
Soy capaz de comprender artículos e informes sobre temas comunes del mundo contemporario, incluso aquellos más de opinión. Puedo empezar a entender bien también obras contemporáneas.
Interacción y expresión oral
Soy capaz de encadenar frases para expresar impresiones y sentimientos, dando explicaciones de forma simple. Puede comunicarme en contextos más amplios siempre que esté familiarizado con el vocabulario.
Mis interacciones son fluidas y más espontáneas, por lo que puedo comunicarme de manera más activa con hablantes nativos, defendiendo mis puntos de vista en contextos que me son familiares.
Expresión escrita
Mis textos pueden ser más largos y ricos en cuanto a la expresión y cohesión de las frases. Puedo comunicar experiencias y opiniones personales de forma coherente, aunque sin profundizar.
Logro escribir textos detallados y claros sobre muchos más temas, incluso artículos, ensayos o informes. No tengo problemas para formular argumentos o enfatizar aspectos importantes. Mi comunicación escrita es más rica en matices cuando escribo sobre experiencias y acontecimientos personales.


C1
C2
Comprensión auditiva
No tengo problemas para entender discursos o conversaciones largas, incluso cuando no hay una estructura clara o faltan elementos para ordenar los mensajes. Puedo seguir los programas en medios de comunicación y películas sin demasiados esfuerzos.
Entiendo sin dificultad la lengua hablada en cualquier formato, también en la velocidad normal de los hablantes. Si estoy familiarizado con un acento en particular, no me cuesta entender lo que se dice y, en caso contrario, puedo necesitar tan sólo un tiempo para acostumbrarme.
Comprensión lectora
Entiendo textos literarios y no literarios largos y complejos de todo tipo de estilo. Comprendo escritos con contenido especializado o técnico, incluso si se refieren a temas que desconozco.
Cualquier texto me es comprensible, independientemente del lenguaje empleado, el tema, estructura o el carácter técnico o literario.
Interacción y expresión oral
Me puedo expresar de manera fluida y no tengo que pensarme demasiado las expresiones a emplear. Dispongo de flexibilidad en cuanto a recursos y expresiones, tanto en entornos personales como profesionales. Puedo transmitir opiniones e ideas de manera precisa, manteniendo diálogos dinámicos y teniendo en cuenta las aportaciones de los demás (complementándolas, enriqueciéndolas, contradiciéndolas)
Sin esfuerzo puedo mantener conversaciones o hacer exposiciones, empleando una gran variedad de recursos lingüísticos. Conozco expresiones idiomáticas y coloquialismos que me permiten captar y transmitir matices de forma correcta y afinada. Sé ajustar el estilo de mi mensaje y adecuarlo al interlocutor.
Expresión escrita
Mis textos pueden ser claros, bien estructurados y con una mayor longitud sobre un amplio abanico de temas complejos. Puedo emplear el estilo más adecuado para cada caso y ajustarme al lector.
Puedo expresarme por escrito de forma fluida y transmitir ideas complejas y técnicas. Soy capaz de redactar todo tipo de documentos con una estructura lógica y efectiva, ajustándome al lector. No me resulta difícil trabajar con textos de naturaleza técnica o literaria.

© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros