• De la mente a la boca: Cómo hablar un n...

De la mente a la boca: Cómo hablar un nuevo idioma con fluidez más rápido

Quiero que actúes con total naturalidad cuando empieces a hablar con un nativo, para que hagas nuevos amigos y para que todos queden impresionados. Por eso he dado con las 10 mejores tácticas de aprendizaje que te ayudarán a saber cómo aprender un idioma y hablarlo con fluidez. Lo mejor es que son aplicables a cualquier idioma que decidas aprender.

Las 10 mejores tácticas para aprender a hablar cualquier idioma con fluidez

1. Habla cuando leas y escribas

La escritura es una parte realmente importante del aprendizaje de un idioma, por lo que nunca debes descuidarla. Tienes que realizar diferentes ejercicios que te desafíen a responder preguntas, elegir la palabra correcta que encaje en una frase, escribir redacciones y redactar mensajes de correo electrónico.

Seguro que te has dado cuenta de que la mayoría de las lecciones de los libros de gramática vienen con una sección de repaso y otra de práctica. En lugar de resolver estas partes mecánicamente, puedes llevar tu eficacia a un nivel completamente nuevo: lee en voz alta.

Lee en voz alta cualquier cosa que leas o escribas en tu lengua meta.

No tengas miedo de hacer el ridículo e intentar imitar el acento de un verdadero nativo mientras lo haces. Una vez que entres en una conversación real, tu conocimiento de la gramática y el vocabulario brillará a través de un discurso adecuado. También obtendrás un impulso de confianza, que es extremadamente valioso para el progreso.

2. Piensa en

Se dice que no se domina una lengua extranjera hasta que se piensa en ella. Eso tiene sentido. No puedes alcanzar altos niveles de fluidez si estás constantemente pensando en tu lengua materna y haciendo traducciones mentales.

Pensar al 100% en la lengua de destino al principio de la práctica es difícil, pero esta técnica más sencilla te hará avanzar: Aprenda a decir las palabras y frases más comunes en su idioma de destino.

Piensa en todas las frases cortas y sencillas que utilizas en tu comunicación diaria, y luego tradúcelas al idioma que estás aprendiendo. ¿Qué usas en el supermercado? ¿En la oficina de correos? ¿En el autobús? ¿En el trabajo? ¿En casa? Aprenda a decirlas y, a continuación, piénselas siempre mientras se dedica a sus asuntos cotidianos.

Pero ten cuidado: las traducciones literales no siempre funcionan. Las expresiones idiomáticas suelen requerir una interpretación liberal, así que tendrás que investigar para ver cómo se usan ciertas frases en el idioma que estás aprendiendo. Es una práctica útil que te ayudará a recordar frases de conversación.

3. Ver películas con subtítulos

¿Nunca te has molestado en ver películas sin sincronizar? Tienes que abandonar ese hábito. Los subtítulos pueden parecer aburridos y distraer a nivel superficial, pero no son el factor más importante en este ejercicio. Es el habla nativa lo que quieres escuchar (y aprender).

Primero, la ves mientras lees los subtítulos. Si hay alguna palabra que no entiendes, anótala en tu diccionario personal y defínela.

Pronuncia esas palabras e intenta poner el acento correcto. Introducelas en frases propias, así entenderás cómo se pueden utilizar en diferentes situaciones.

Ahora, vuelve a ver la película. Esta vez no leas los subtítulos. Es importante que entiendas todo lo que puedas del discurso. Entonces podrás pasar al siguiente paso que llevará tu fluidez al siguiente nivel.



4. Imitar.

¿Te acuerdas de esa película? ¡Vuélvela a ver! Seguro que ya estás muy familiarizado con las escenas, pero no te aburrirás porque este es un método de aprendizaje con un propósito. Pon en pausa la película con frecuencia e imita el discurso.

Escucha la forma en que los actores pronuncian las palabras e intenta hacer lo mismo.

Cuando seas capaz de mover la lengua con mayor rapidez y hacer malabares con esos sonidos extraños con mayor facilidad, deja de hacer pausas y trata de repetir como un loro lo que dicen los personajes al mismo tiempo. Esto requiere que entiendas cada palabra que dicen en el momento y que la escupas rápidamente. Una vez que imites como un auténtico loro, tu acento empezará a acercarse cada vez más al del hablante nativo que estás imitando.

5. Escucha música local y aprende la letra

Las palabras fluyen de forma natural cuando cantas, y normalmente puedes acertar con la pronunciación cuando cantas.

La música también es divertida porque te conecta con la cultura que estás investigando. Por supuesto, tienes que elegir música con letra si quieres trabajar la fluidez. Busca la letra en Internet e intenta cantar con ella. Gracias a la gran cantidad de información que hay en Internet, la letra de cualquier canción en cualquier idioma suele estar disponible, junto con traducciones y versiones romanizadas (si es necesario).

No importa si tienes talento para la música o no. Lo único importante es seguir el flujo de las palabras. No hay nada más fluido que las palabras conectadas a través del canto.

6. Leer la literatura local

Cada país y cultura tiene sus escritores magistrales. Miguel de Cervantes escribió en español, Italia tiene a Dante, Hugo presentó la sofisticación de las expresiones francesas, y los grandes Tolstoi y Dostoievski revelaron nuevas dimensiones de la lengua rusa. Es importante explorar la literatura escrita en el idioma que estás aprendiendo. Es aún mejor si la lees en voz alta. También puedes intentar superar diferentes pruebas de literatura en línea.

La poesía tiene un efecto aún más impresionante porque te enseña el ritmo. Por supuesto, la expresión poética es un poco más difícil de comprender, por lo que tendrás que alcanzar mayores niveles de fluidez para entender poemas complejos.

7. Encuentra un compañero de aprendizaje de idiomas

Incluso cuando imites a los actores de una película extranjera, no te darás cuenta de que tu pronunciación es un poco incorrecta a veces. La mente humana es algo peculiar. Puede distorsionar fácilmente nuestras impresiones y podemos pensar que hablamos perfectamente incluso cuando estamos cometiendo graves errores. Por eso necesitas un amigo que te acompañe en este viaje.

Podéis hablar en la lengua extranjera y corregiros mutuamente cuando sea necesario. Las correcciones pueden dar lugar a acaloradas discusiones sobre la correcta pronunciación de ciertas palabras, pero los enfrentamientos serán productivos cuando analicéis juntos el habla nativa.

También podéis hacer planes y establecer objetivos juntos, aumentando vuestro nivel de responsabilidad y manteniéndolos en el camino hacia la fluidez.



8. Habla con un nativo

Cuando consigas asombrar a los nativos con tu vocabulario y pronunciación, es cuando puedes considerarte un hablante fluido. Tus amigos son un gran apoyo cuando aprendéis juntos una lengua extranjera, pero no pueden sustituir a los nativos.

Algunas de las cosas que puedes hacer es viajar o encontrar un nativo en tu zona. Puedes considerar la posibilidad de cursar un semestre en el extranjero en otro país. Algunos países, como Alemania, ofrecen una amplia gama de programas a través de reputados institutos de lengua y cultura. Si eso no funciona, Internet vendrá al rescate.

Conversation Exchange es una plataforma que puede ayudarte a encontrar hablantes nativos que vivan en tu zona. Os conectaréis. Quedaréis para tomar un café y os ayudaréis mutuamente a dominar los idiomas que estáis aprendiendo.

Speaky es una comunidad mundial de aprendizaje de idiomas en la que puedes conocer gente de más de 180 países y conectar con ellos para practicar tus habilidades lingüísticas online.

9. Viaja a

Si quieres llegar a dominar realmente un idioma, tienes que entender la cultura que lo habla. Es importante ver y sentir ese país desde dentro. Es entonces cuando todos los modismos y frases empiezan a tener sentido.

Conocerás a muchos nativos que estarán encantados de ayudarte a aprender mejor el idioma. Viajar no es una decisión sencilla, sobre todo porque cuesta mucho. Sin embargo, no hay objetivo que no puedas alcanzar con una planificación y un presupuesto adecuados.

10. Analiza los diferentes dialectos

Si ya dominas la forma estandarizada del idioma que estás aprendiendo, es el momento de pasar a un nivel superior: los dialectos. Explora la forma de hablar de los nativos en diferentes zonas de sus países. Intenta aprender palabras específicas de esas zonas y experimenta con la forma en que se pronuncian las mismas palabras en todo el país.

Tu objetivo de llegar a dominar una lengua extranjera será un viaje de por vida. No hay una cima que puedas alcanzar.

Siempre encontrarás nuevas cotas que alcanzar. Todos los métodos mencionados tienen algo en común: son muy divertidos.

Seguramente mejorarás mucho si sigues estos pasos! Éxito...

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros