• Este ha sido mi método para dar clases ...

Clases de apoyo de inglés online: buscando un buen método

¡Hola a todos! Hoy quiero hablar de las clases de apoyo escolar de inglés y, en concreto, de cómo han cambiado a raíz del Covid. Voy a compartir un poco mi experiencia, cómo ha sido para mi siempre basándome en mi propio trabajo. En mi caso las clases eran grupales.

Llevo tres años dando clases de refuerzo de inglés e incluso alguna de Science, en el caso de aquellos alumnos en programa bilingüe. La mayoría de mis alumnos estaban comprendidos entre los siete y los dieciocho años y divididos en grupos de edades más o menos afines pero no totalmente (tenía uno para primaria y otro para secundaria pero en esos grupos podían juntarse niños de 7 a 12 años y de 13 a 18, respectivamente). Apoyo no es una clase fácil, ya que cada alumno tiene sus dificultades y hay que dividirse el tiempo entre todos, asegurándose que se atiende a cada uno de los contenidos. Aún así, son clases que siempre me ha encantado enseñar porque puedes ver el progreso de los estudiantes.

Como tantos otros profesores, el confinamiento me obligó a dar clases online y lo primero que pensé fue que sería imposible. Antes de empezar, tomé la determinación de hacer grupos de un máximo de cuatro, que tuvieran, en la medida de lo posible, edades afines.

Aun así, era difícil atender a cuatro estudiantes a la vez, asegurarme que estuvieran haciendo sus ejercicios, que no se despistaran, que la conexión funcionase bien (y para más dificultad, algunos de mis alumnos eran hermanos y compartían la misma webcam)... las primeras dos semanas fue muy difícil. Por eso tomé otra decisión: las clases se dividirían en dos, media hora de explicación y dudas y media hora de trabajo autónomo a corregir al día siguiente por parejas. De esta forma, solo había dos alumnos en la pantalla, se distraían menos y aprovechaban el tiempo, siempre tenían las tareas y el problema de tener dos hermanos en pantalla se solucionaba.

Lo único que yo tenía que hacer como tarea extra era mandarles los ejercicios por email a principios de semana. Este plan funcionó a la perfección y utilizamos las clases para repasar y reforzar muchísimos contenidos. Además, las clases se pasaban mucho más rápido para los alumnos.

En resumen, aunque fue muy cansado, el método ensayo-error a mi me funcionó. Probar diferentes técnicas y estrategias me fue muy bien a la hora de hacer funcionar los grupos y sacarles el máximo provecho. ¡Muchas gracias por leerme!

Temas
© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros