Cómo empezar a trabajar de freelance

Hay muchas personas para las que no está hecho el trabajo asalariado. No quieren jefes, no quieren horarios estrictos y les agobia depender de otras personas para desarrollar su actividad profesional.

Empieza a ganarte la vida dando clases

En definitiva, hay muchas personas que han nacido para ser libres aunque para ello tengan que pasar por un camino más duro. Los trabajos para autónomos no son un camino de rosas, pero muchas personas lo han elegido como su estilo de vida y les va bien. ¿Qué atractivo tiene ser freelance?

 

Pasos que hay que dar para ser freelance

 

Si no sabes por dónde empezar te damos todas las pautas posibles para ser freelance de cualquier cosa. Puedes ser diseñador, profesores particular, escritor, programador… Son pasos que sirven para todo.

Prepárate

Es el paso previo a encontrar trabajo como freelance, esto te llevará en torno a una semana de trabajo intenso. Tienes que preparar una serie de recursos listos para contactar con cualquier cliente y convencerlo de que tu servicio es el mejor:

  • Un portafolio: donde recojas tus mejores trabajos. Es algo que se usa en el entorno gráfico, pero se ha extendido a todos los niveles. Recoge lo mejor que has hecho y preséntalo en un documento muy visual de no muchas páginas. 
  • Tabla de precios: tienes que tener todos los servicios que ofreces y un precio orientativo en una tabla que se entienda a simple vista. 
  • Un borrador de un contrato: si todo va bien en el tercer mail ya le estarás pasando el contrato al cliente para que lo explore. Si tardas más de un día en pasarlo probablemente lo pierdas, así que tenlo listo antes de contactar con él y si tienes que concretar algo lo harás sobre la marcha. 
  • Ten un sitio de reuniones: si no es muy formal puede recibirlo en casa, pero te pensado un lugar de reuniones tranquilo, como un restaurante, una cafetería, aunque lo ideal siempre es alquilar un coworking. 
  • Todo listo para empezar a trabajar: puede que cuando consigas un cliente te pida que empieces en ese mismo momento a trabajar, así que tienes que estar listo. Si eres profesor particular ten siempre todo el matrial didáctico preparado. 

Busca clientes

Céntrate en un tipo de cliente, un target y ve a buscarlo. Por ejemplo, si buscas pequeños comercios a los que diseñarles un cartel publicitario, céntrate en ellos y ve repartiendo propuestas o tarjetas por todo los posibles clientes. 

Si eres profesor particular, identifica el tipo de alumnos al que le quieres dar clase e intenta captarlo. Revisa todas las webs para profesores particulares y anúnciate bien. La mejor opción sea la profesión que sea es trabajar con portales especializados. 

Negocia

Esto es algo que al principio no tendrás muy bien dominado. Los freenlance principiantes eligen cualquier trabajo y por cualquier precio, pero a medida que vayas creciendo te darás cuenta de que tienes que exigir muchas condiciones. 

Recuerda que uno de los motivos para ser autónomo es no tener jefe, no te conviertas en alguien que tiene muchos jefes distintos. Poco a poco aprenderás a negociar y a sacar buenos precios. 

Cuánto debo cobrar por dar clases particulares

Fideliza

Hay clientes que se van y otros que se quedan para siempre. Muchas personas tienen son la opinión de que es mejor un cliente fiel que estar cambiando de clientes constantemente. Cuídalos, te darás cuenta que tener una buena relación con ellos es una parte fundamental de tu trabajo y que tendrás que tener muy en cuenta el lado humano de los negocios. 

Ventajas de ser freelance

 

Para muchas personas es un sueño, otras, una vez que dejan de depender un jefe o una empresa no quieren volver a trabajar para nadie más que no sea él mismo. Escucharás muchos detractores de ser autónomo, pero vamos a empezar por las cosas buenas:

  • Tú decides el horario: cada vez que decides un encargo o programas una clase tú decides cuándo hacerlo. Los clientes te dicen cuándo hay que entregar lo que te han encargado y es algo que si tienes experiencia y prestigio lo puedes negociar. 
  • Eliges con quién trabajar: es uno de los principales motivos por los que la gente se hace autónoma. Hay profesiones en las que no puedes elegir tus clientes, por ejemplo, si entras en una academia o un colegio tendrás que dar clase a todos aquellos alumnos que se apunten, pero siendo profesor particular podrás elegir dar clase solo a aquello alumnos que de verdad te motiven a trabajar. 
  • Libertad de movimiento: todo dentro de unos límites, si la mayoría de tus clientes están en una ciudad concreta, tendrás que trabajar en esa ciudad. Pero podrás trabajar desde casa o desde un coworking. Además, si no tienes reuniones en un tiempo podrás salir de la ciudad sin necesidad de tener vacaciones. 
  • Serás el responsable principal: no tendrás que responder ante nadie, solo ante tus clientes. Muchas personas no saben gestionar la presión de una empresa y deciden hacerse cargo de su propio trabajo, tanto para lo bueno, como para lo malo. 
  • Los beneficios son para ti: al menos que subcontres a alguien, pero no es lo normal. Si te hacen un encargo todo lo que ganes será para ti y no tendrás que repartir el dinero. 

Retos a la hora de ser freelance

 

Pero como ya hemos mencionado antes no todo es bonito. Hay muchas cosas que tienes que tener en cuenta, no son desventajas, porque si las superas se pueden convertir en fortalezas. Pero si que tienes que tener claro los siguientes puntos:

  • Encontrar clientes: uno de los grandes restos. Llegará el momento en el que tengas siempre un flujo de clientes constante, pero hasta que te consolides pasarás épocas con tantos clientes que no podrás con todo y otras en las que no tengas ni uno solo. Hay webs para freelance donde se anuncian los clientes y siempre hay técnicas para conseguir más clientes, como las de conseguir más alumnos para las clases particulares. 
  • La clave es tener un buen plan: en una empresa te lo planifican casi todo, ahora eres tu el dueño o dueña de tu calendario. Y si lo haces bien no te faltará el trabajo. Te recomendamos que hagas algún curso de gestión y planificación, porque lo normal es que todo el mundo falle un poco en este punto. 
  • Conciliación: uno de los temas más importante a largo plazo. Cuando uno empieza a ser freelance tiene muchas ganas, suele ser joven y no le importa tener pocas vacaciones o trabajar más horas de las que debería. Pero a largo plazo, si queremos una vida estable tenemos que aprender a dejar días libres y a desconectar en vacaciones. Es quizás el reto más importante, algo en lo que fallan hasta los mejores profesionales. 
  • ¿Cuánto vale mi trabajo?: una de la principales preguntas y que más difícil es contestar. Lo mejor es que te hagas pasar por una empresa que quiere contratar a alguien en tu sector y explores así la competencia. 
  • La burocracia: aquí entra en juego una idea que debes tener clara, eres freelance, pero no estás solo. Intenta que toda la parte jurídica, fiscal y burocrática te la lleve un gestor, hay algunos a muy buen precio y que te va a ahorrar muchos problemas mentales, centrate en tu trabajo, no en lo accesorio. 
  • Mentalidad: dentro de un artículo sobre cómo ser freelance es importante hablar de la mente. Ya que no todo el mundo está preparado para serlo, hace falta una motivación a prueba de balas y ser consciente de que te vas a enfrentar a épocas en las que tu estabilidad económica se va a ver muy afectada, aprende a soportarlo y será el doble de fuerte. 

Para buscar trabajo para como autónomo tienes que tomarte esta tarea como una parte más de tu trabajo y centrate en ella como te centras en preparar tus clases particulares o a usar autocad. 

 

 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros