Presencia: El camino a tu propio descubrimiento a través de tu cuerpo

Tener presencia significa estar presente. Estar presente, por ejemplo, a la hora de liderar un trabajo en grupo o al acompañar a una persona en su proceso de desarrollo personal. Y, por supuesto, a todos nos gusta, en mayor o menor medida, estar presentes cuando nos relacionamos con otras personas.

Encuentra al mejor profesor de yoga para que te asesore

La cuestión es, ¿estás presente contigo mism@? Una buena manera de crear presencia y contacto contigo mism@ es conectando con tus sensaciones físicas. Y de eso es de lo que os quiero hablar hoy.

Parece evidente que todos sentimos nuestro cuerpo, pero cuando empezamos a meditar en las sensaciones corporales nos damos cuenta de que, hasta ese momento, no éramos capaces de sentir cada matiz que el cuerpo nos comunica. Y es que el cuerpo nos habla, nos dice cómo estamos, cómo nos sentimos y lo que necesitamos.

La cuestión es que resulta muy sencillo escuchar todo el ruido externo, dejándote arrastrar por estímulos tecnológicos, llamadas sociales y obligaciones, en vez de atender a tu cuerpo. Puedes cultivar la atención a tu cuerpo cada día durante unos minutos, para ir integrándola en tu día a día hasta que esto ocurra de manera natural, pero al principio tendrás que poner toda tu intención.

¿Sabias cuáles son los beneficios del Yoga?
Desde siempre se ha dicho que el Yoga era muy bueno para el cuerpo y para calmar el stress. Incluso mucha gente que ha practicado...

Cómo mostrar atención a tu cuerpo

Lo primero a la hora de sintonizar con tus sensaciones físicas es establecer contacto con tu respiración, poniendo en ella toda tu atención. Parándote a observarla, sin pretender cambiarla, y contemplándola como tu única realidad en el momento presente, aquí y ahora.

Desde el ancla de tu respiración puedes acceder a sensaciones más básicas, como tu piel, las distintas partes de tu cuerpo, tu musculatura, etc. Puntualizo que, al definirlo como sensaciones más básicas quiero decir que es la parte más burda de nuestro cuerpo, la carcasa por así decirlo.

Y desde ahí, podemos ir atravesando las distintas capas hasta llegar a lo más sutil: sentir en nuestro cuerpo las emociones que estamos experimentando, percibir hasta el lenguaje de tu intuición que se manifiesta en tu interior.Esto así explicado en estos tres pasos es un viaje muy bonito hacia ti mism@, y requiere mínimo estos cuatro ingredientes:

  1. Intención
  2. Atención
  3. Práctica
  4. Compromiso.

Y lo cierto es que es tan sencillo, que parece complicado.Si ves a tu cuerpo como tu único hogar, esos ingredientes van fluyendo y se integran en tu día a día. Ya sea en práctica de meditación, en clases de pilates o yoga, o en un paseo consciente de manera periódica.

Y si todavía no has iniciado el viaje hacia tu interior, tu cuerpo, tu hogar y tu presencia, te animo a que lo hagas, pues no te dejará indiferente.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros