¿Va a ir a su primer campamento este verano?

Este año es el año en que tu hijo dará un paso importante hacia su autonomía: se va de campamento unos días. Puede que lo hayas decidido tú, pensado en que le vendrá bien; o puede que haya sido él o ella quien te lo haya pedido. En cualquier caso, después de un consenso en familia, habéis concordado que es el momento de buscar su primer campamento.

Ahora que la temida fecha de despedida se acerca, todo son “¿y sí…? ¿no sería mejor sí…?” Lo peor de todo, es que si te has puesto a buscar guías, consejos y demás, ya te habrás dado cuenta de que legislación de campamentos que cambia de comunidad en comunidad es diferente. ¿Quién te mandaría a ti darle permiso para su primer campamento con lo bien que lo cuidas tu en casa?

No te desesperes. Más bien, piensa en los numerosos beneficios que le reportará ir de campamento que, por si lo necesitas, hemos recogido aquí todo lo que tendrías que tener en cuenta para elegir su primer campamento.

Esto es lo que debe preocuparte de su primer campamento…

Las normativas, que se cumplan

Cada Comunidad Autónoma se rige por una legislación diferente, sin embargo, todas tienen una normativa legal para actividades de ocio y tiempo libre. Así que asegúrate de que el campamento elegido respeta esta legislación en lo relativo a número de monitores por niño, número de supervisores, zonas de acampada, salud y seguridad.

La mayoría de campamentos cumplen las normativas, pero no es extraño que, de vez en cuando, salte la noticia de que ha habido algún problema con campamentos ilegales o que no cumplían alguna norma. Evita disgustos eligiendo un campamento que cumpla las normativas de la Comunidad Autónoma de quien organiza el campamento.

La edad es la adecuada

No todos los campamentos están recomendados para todas las edades, tanto por actividades como por duración de los campamentos. Aunque la edad ideal para el primer campamento es a partir de los 6 años, la edad definitiva dependerá del grado de madurez y de independencia del niño, así como si está acostumbrado, o no, a dormir fuera de casa.

Además, hay que tener en cuenta el tipo de actividades que se desarrollarán, para saber si son acordes a su edad. Es normal que quieras que vaya al campamento de fútbol en el que tanto aprenderá, o que busques uno con muchas actividades para elegir, pero puede que esta opción no sea la más recomendable para su edad.

Respeta la edad que tiene y busca una solución adecuada para él, si insistes en imponerle un campamento el resultado puede ser que se aburra, que quiera abandonar antes de tiempo o que no le apetezca volver a ir a un campamento.

Alergias, intolerancias y enfermedades

Si cumplen con las normativas, de las que se habló antes, será más sencillo estar más tranquilos sobre que la alimentación de los niños esté controlada por personal profesional.

Sin embargo, es importante que el niño también sepa qué alimentos no tiene que tomar o cuáles son los medicamentos que necesita, y también dónde encontrarlos en caso de necesitarlos. Si lo vas a enviar a su primer campamento, seguro que te harán rellenar varios formularios en los que pregunten por enfermedades, alergias y demás, así que los monitores y cuidadores estarán atentos, pero también es importante que el pequeño sea consciente de lo que le puede ocurrir.

Contacto e información sobre los niños

Un tema delicado de muchos campamentos es el que tiene que ver con el contacto de padres e hijos, en plena era de la tecnología seguro que estarás acostumbrado a hablar con él frecuentemente usando las redes sociales o Apps de mensajería instantánea, pero no todos los campamentos permiten el uso libre de terminales móviles.

Infórmate de cómo y de qué forma puedes hablar con tu hijo y, en el caso de que el contacto esté limitado, respeta las normas del campamento y no hables directamente con el niño, ya que podría ser contraproducente para mejorar su independencia. Si en el campamento elegido el contacto es limitado, busca otro en el que haya más libertad para hablar con tus hijos.

Actividades de refuerzo, deportivas, juego

Parece una decisión sencilla de tomar después de haber valorado los temas de seguridad y salud, pero no siempre lo es: ¿Qué actividades debería tener su primer campamento? Los niños apuestan por aquellos campamentos con más actividades de ocio o a los que van sus amigos, los padres suelen optar por aquellos que incluyen actividades deportivas y que incluyen refuerzo escolar o idiomas. ¿Qué hacer?

En este caso, lo mejor es tomar una decisión que sea satisfactoria para todas las partes, lo mejor es evitar tomar una decisión que os resulte interesante a todos y que cumpla con una serie de requisitos básicos, es decir que incluya tiempo de actividades que quieren los padres y también actividades más atractivas para los niños.

¡No le desanimes!

Los niños son como esponjas y, aunque como padre o madre preocupado no te des cuenta, en ocasiones tus miedos o temores se están reflejado en él, así que, si actúas con excesiva e injustificada preocupación ante su primer campamento, se producirá un efecto contagio en el niño. Buscad juntos campamentos, valorad las posibilidades y elegid aquel que más os guste, tanto a ti como a tu hijo.

Teniendo en cuenta todos los aspectos importantes arriba mencionados, seguro que su primer campamento será una experiencia muy enriquecedora para él y que reforzará su autonomía, su autoestima y que le ayudará a desarrollar sus habilidades sociales.

Temas
© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros