¿Qué te puede aportar ser profesor particular?

Algunas personas no son conscientes de lo mucho que puede aportar ser profesor particular. Muchos profesores empiezan a dar clase por ganar un dinero extra por las tardes y se dan cuenta de que es una profesión muy enriquecedora. 

La experiencia que puede aportar ser profesor particular es muy valiosa sobre todo para aquellos que se quieren dedicar a la enseñanza, pero también para otros trabajos. Hay personas que a la hora de realizar un currículum o en una entrevista no cuentan que han sido profesores particulares, y es un gran error. 

Más consejos para profesores

Las ventajas de dar clases particulares son muchísimas. Sobre todo es garantía de tener una serie de características como trabajador.

 

Tendrás una formación sólida

 

Cuando hay un puesto de trabajo libre las personas que se presentan suelen tener la misma formación base, un ciclo formativo, una carrera o un máster. Es la experiencia la que muchas veces marca la diferencia.

Un profesor particular que lo ha sido mientras estudiaba demuestra que ha sido tan buen estudiante que se han visto con la confianza necesaria para dar clases a otros compañeros de forma profesional. Seguramente estés algún punto por encima de aquel que solo ha aprobado la carrera. 

 

Obtendrás experiencia con el trato personal

 

La empatía en las clases particulares es un pilar básico. Ser profesor particular te forma para trabajar en cualquier trabajo de cara al público y sobre todo aquellos en los que tengas que tener un trato personalizado con los demás. 

Además se suele trabajar con gente joven que está pasando por algún tipo de dificultad académica. Esto tiene un valor increíble, ya que seguramente sepas enfrentarte a cierta presión y por supuesto sabrás manejar una gran responsabilidad. 

 

Sabrás organizarte

 

La agenda de un profesor particular debería valer millones. Cualquiera que haya dado clases y sobre todo a más de un alumno sabe que tiene que llevar una organización perfecta. Saber qué temas tocan, qué materiales hacen falta, cuándo son los exámenes…

Todos los profesores tienen miedo a llegar a una clase y que te hayan olvidado una ficha, unos deberes por corregir o que mañana tu alumno tenía un examen importante. Afortunadamente eso no suele pasar y por eso decir que has sido profesional es sinónimo de decir que eres una persona que se lleva muy bien con la organización. 

 

Serás garantía de planificación

 

La clave de ser un buen profesor particular es personalizar la enseñanza, pero eso no significa llegar a clase y preguntar ¿qué quieres aprender hoy? Un profesor debe tener un plan y unos objetivos. 

Los buenos profesores particulares saben ya lo que vas a aprender antes de empezar a dar la primera lección. Tienen un plan maestro que pocas veces falla, con distintas alternativas por si algo sale mal, por eso son garantía de buenos planificadores. 

 

Empieza a dar clases particulares

 

Mejorarás tu constancia y disciplina

 

Los profesores particulares son incansables, muchas veces se tienen que enfrentar a situaciones que requieren muchísima paciencia. Sin duda seguir al pie del cañón un día tras otro y no rendirse es una de las cosas que caracteriza a los profesores particulares. 

Para muchas personas esta profesión es la primera experiencia laboral que tienen y es aquí donde aprenden a tener constancia y disciplina. No hay mejor forma de hacerlo que llevando la educación de alguien. 

 

Mejorarás tus habilidades comunicativas

 

No solo porque tengas que construir una buena relación con el alumno, también con los padres y muchas veces con los profesores del centro. A  pesar de trabajar de forma personal con el alumno, un profesor particular cuida mucho la comunicación con otra gente. 

Además la forma de comunicarse con los alumnos es muy especial, ya que hay que manejar siempre el equilibrio entre ser cercano y mantener la distancia que debe existir entre alumno y profesor, esto da muchísima experiencia. 

 

Tendrás la capacidad de personalizar un servicio

 

Esto consiste en escuchar, investigar y encontrar lo que el alumno necesita. Escuchar la necesidades de alguien es mucho más que prestar atención a lo que te piden, consiste también en saber qué hace falta incluso cuando la persona no te lo está diciendo. 

Investigar sobre las distintas posibilidades que hay es muy complicado, no siempre lo que encontramos es lo mejor, hace falta probar. Y aquí entra el juego el probar y probar hasta dar con el método o el material adecuado para cada alumno. 

 

Garantía de responsabilidad

 

Muchas personas caen en el prejuicio de considerar a los profesores jóvenes como inmaduros, sin embargo, no tienen en cuenta que para ser profesor particular, sobre todo de refuerzo escolar hace falta contar con la aprobación de los padres del alumno. 

Unos padres siempre quieren lo mejor para su hijo y jamás contratarían a un profesor irresponsable. Este es el principal motivo por el cual es una buena decisión contar con alguien que ha sido profesor particular en tu equipo, porque si unos padres han confiado en él para educar a lo que más quieren, cualquier persona puede hacerlo. 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros