Cómo retomar las clases después de navidad

Se acabaron las vacaciones de navidad y es hora de volver a la rutina. Hay muchas formas de retomar la actividad después de las vacaciones, pero hacerlo después de las fiestas navideñas es especial, sobre todo en los más pequeños. 

Los profesores de primaria saben que la emoción de los regalos y de todo lo que han hecho estos días provoca un terremoto que dura la primera semana, y en algunos niños hasta dos. Hay que entender que llevan todo el año soñando con sus juguetes favoritos y de momento les han llegado de golpe. 

 

Aquí encontrarás muchos más consejos útiles

 

Pero intentar dar clases de matemáticas o de lengua mientras los niños solo piensan en que se acabe la clase para jugar es la tarea más difícil que tienen los profesores estos días. Y con más razón si eres profesor particular y das clases por la tarde. 

Es bastante probable que te sea imposible frenar el tsunami de la navidades. Pero hay una serie de consejos que puedes seguir si quieres que este no tenga ninguna causa negativa y que después no lleguen las malas notas. 

 

¿Cómo han ido las vacaciones?

Hablar del tiempo que has estado sin ver a tu alumno es fundamental. Si le has mandado algún trabajo o tenía cosas que hacer, lo primero que tienes que hacer es evaluarlo, ver cómo han ido las vacaciones. 

Pero también es básico saber cómo ha ido todo en lo personal, como se lo ha pasado y que le cuentes qué tal te ha ido a ti. Es muy importante que los profesores particulares trabajen la empatía y la cercanía en sus clases. 

 

Hablar de los regalos 

No puedes esquivar el tema, están deseando contar todos los detalles de sus regalos de navidad a todo el mundo. Probablemente lleven todo el día haciéndolo en clase. La mayoría de profesores particulares dan las clases en casa del alumno, así que puede que te los quiera enseñar. 

No te niegues e intenta aprovechar esto, por ejemplo, puedes hacerlo en inglés y transformarlo en algo didáctico. Cualquier actividad se puede cambiar un poco para aprender.

 

 

Nuevos juegos

Quizás después de las navidades sea un gran momento para introducir juegos nuevos a tu dinámica. Jugar es la mejor manera de aprender y hoy en día es algo básico para muchos profesores. Por ejemplo, pocos profesores de idiomas existen sin unos Story Cubes.

Este tipo de material es conveniente renovarlo cada cierto tiempo y ahora que todo es nuevo en la vida de tu alumno es interesante que tus herramientas también lo sean. Si no quieres hacer mucha inversión puedes pensar de qué forma puedes darle una nueva imagen a los juegos que ya tenías. 

¿Has pensado en usar los nuevos juguetes de tus alumnos en clase? Con el enfoque adecuado cualquier actividad se puede convertir en una forma de enseñar. Además cada vez más padres regalan juguetes didácticos, aprovéchalo. 

 

No seas tan estricto

Recuerda siempre que un alumno motivado trabaja por dos. La vuelta de las vacaciones siempre es la época que más permisivo puedes ser. Intentar reprimirlos, no solo puede ser contraproducente, también poco útil. 

Durante estos días tendrás que buscar el equilibrio más que nunca, tendrás que dejar que jueguen a la misma vez que te esfuerzas al máximo para que se centren para que vuelvan a la rutina. Combina momentos divertidos con otros de trabajo intenso. 

 

Respeta horarios y rutina

Pase lo que pase en las clases no cambies los horarios y las rutinas. La vuelta a las clases ya son demasiado caóticas y más viniendo de las vacaciones de navidad. Si además empiezas más tarde las clases o las alargas contribuyes a que todo sea mucho más confuso.

A los padres siempre se les recomienda que respeten la rutina durante las vacaciones, aun así esto es muy difícil, por eso hay que ser estricto en el momento en el que empezamos las clases de nuevo. 

 

 

No a los propósitos, sí a los objetivos

Además de volver de vacaciones estrenamos año, y es muy típico tener propósitos personales y profesionales. Quizás te hayas propuesto algo con tus alumnos, intenta que estos sean objetivos, márcales una fecha e intenta cumplirlos. 

No pretendas que sean cosas poco tangibles como conseguir que tu alumno “sea más constante”. Intenta ser más específico y sobre todo intenta hacer partícipe a tu alumno de estos objetivos, recuerda que él también es responsable de su educación y de sus resultados. 

 

No te frustres

Una de las cosas más comunes estos días es acabar una clase y no haber conseguir nada de lo que deberías haber conseguido. No te preocupes, esto es algo perfectamente normal, ve poco a poco y no te sientas culpable por ello. Lo importante es intentar ser constante y en menos tiempo de lo que crees llegarás al mismo nivel de concentración que tenías antes de las vacaciones. 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros