Manual de supervivencia para la vuelta al cole

Aunque en el fondo de tu corazón tengas algo de ilusión por la vuelta al cole, sabes que te va a costar. Que retomar la rutina después de las vacaciones cuesta mucho y que pronto vas a estar pensando en las vacaciones de Navidad mientras miras estás en clase mirando al infinito. 

Pero queremos hacer que la vuelta a la realidad sea lo menos dramática posible, por eso te traemos una serie de consejos que amortiguarán la caída. Algunos de estos consejos implican un poco de esfuerzo y trabajo previo a las clases, pero con el tiempo lo agradecerás. 

La clave es tenerlo todo listo y preparado antes de empezar, compra todos los libros de texto y el material que vayas a necesitar. Hacer un poco de trabajo previo te va a permitir descansar mucho mejor cuando empiece el curso. 

 

1.- Ten siempre presente el horario

 

En cuanto te den el horario de cada clase es importante que lo tengas siempre en todos los sitios que puedas. Está bien tenerlo en una carpeta y pegado en la portada (o en la primera página de la agenda), pero hay sitios mejores. 

Ponlo siempre en la pantalla de bloqueo del móvil o en un acceso directo en la pantalla de inicio, así, como mucho en un click lo tendrás al alcance. Es normal no saberselo al principio de curso (hay algunos termina el año y no se lo saben), así que tenlo siempre presente. 

Aunque lo más importante es tenerlo presente en tu cuarto o en tu lugar de estudio. Así sabrás con solo un vistazo qué asignatura toca mañana y si tienes algo que hacer. Puedes apuntarlo en una pizarra grande con espacio para anotar cosas o en una cartulina con espacio para pegar post-its. 

 

2.- ¿Qué te motiva a estudiar?

 

Tienes que tener algo que te anime a estudiar, algo que sea algo más que aprobar. Un viaje en vacaciones, una fiesta, ver a alguien, el estreno de una peli o de un juego. Tiene que haber algo por lo que cuentes los días y esperes ansioso. 

¿Sabes cómo buscar un buen profesor?

Anota que te motiva a estudiar y pon un calendario con una cuenta atrás. Así sabrás que al final tus frutos darán resultado. Al fin y al cabo si no apruebas todo lo que hagas lo harás pensando que tienes que ponerte a estudiar. Hay muchas formas de encontrar la motivación, encuentra la tuya propia. 

 

3.- Usa varios trucos para levantarte por las mañanas

 

Los primeros días de clase siempre cuesta más saltar de la cama, más bien nos arrastramos. Así que usa algunos trucos que te pueden ayudar:

  • Usa una canción que te motive: empieza el día con un tema que te mantenga bien despierto y que te anime a comerte el mundo. Aunque puede que la acabes odiando, pero merece la pena hacer ese sacrificio por no llegar tarde y empezar mal el curso. 
  • Un ruido muy molesto: a algunas personas les funciona empezar de mal humor el día y poner un ruido muy molesto por las mañanas. Puede que te acabes odiando a ti mismo y que el día lo empieces con un humor de perros, pero lo empezarás, que de eso se trata. 
  • Pon antes la alarma: las dos primeras semanas es recomendable levantarse un poco antes, o por lo menos poner la alarma. Esto tiene dos cosas buenas, la primera es que corres menos riesgo de llegar tarde. La segunda, que harás una buena rutina y cuando vayas apurando un poco el horario esos 5 minutos más en la cama serán muy beneficiosos. 
  • Pon el despertador lejos de cama: uno de los trucos más antiguos que existe. Si pones el despertador lejos de la cama te obligas a levantarte para apagarlo. Aunque la complicación está en no volver a la cama para seguir durmiendo.

 

 

4.- Prepáralo todo el día antes

 

Prepara la mochila con los libros y la ropa para el día siguiente por la noche, antes de irte a dormir. Esta es la clave para no ir corriendo por las mañanas y que no se te olvide nada. Si eres capaz de hacer esto todos los días y tener la rutina ganarás muchísimo tiempo y tranquilidad en tu vida. 

Esto puede que sea una de las cosas que hagas solo las primeras semanas y que con el tipo lo vayas descuidando, pero si empiezas con el propósito de hacerlo pasarás las primeras semanas con el pie correcto. 

 

5.- Crea tu espacio de trabajo y de materiales

 

Tienes que tener un espacio para estudiar todos los días y un sitio donde tengas todos los libros y el material escolar. Es importante que siempre estudies en el mismo sitio o que al menos tengas un lugar reservado para ello. 

Intenta que esté siempre ordenado, quizás sea la parte más importante de tu cuarto así que mantenla en buenas condiciones. Si lo haces todos los días no debe llevarte más de 2 minutos en ordenar y limpiar, aunque cuantas menos cosas tengas mejor. Haz limpieza y ten solo aquello que realmente necesites. 

 

6.- Vete a dormir antes y levántate un poco antes

 

Como ya hemos apuntado antes, esto es una buena rutina para las primeras semanas. Márcate una hora para irte a dormir e intenta no alargarla demasiado. Duerme 8 horas todos los días, el principio de curso es más relajado así que aprovecha, luego no tendrás tanto tiempo. 

Ten una rutina, como ver una serie o leer antes de ir a dormir y cuando acabes apaga la luz y descansa. No es recomendable recortar horas de sueño, pero si acabas haciéndolo es mejor que lo hagas habiendo descansado lo suficiente antes. 

 

 

7.- Haz el vago antes del primer día 

 

Aprende a desconectar de la mejor manera posibles. Antes del primer día de clase intenta descansar lo máximo posible, haz cosas que no te hagan gastar energía y permítete todo los caprichos posibles. Es tu último día de vacaciones, aprovecha al máximo y recarga energía para darlo todo la primera semana. 

 

8.- Compra todo el material antes de empezar

 

No hay nada como empezar el curso con material escolar nuevo. Hay mucha gente a la que le gusta tener estuches, mochilas y bolígrafos nuevos. No subestimes el poder de verse bien los primeros días de clase, cualquier cosa es necesaria para motivarse y sacar buenas notas. 

 

9.- Haz una lista de contactos

 

Puede que tengas a la mayoría de tus compañero de clase en el móvil, pero si no es así siempre es bueno conocerlos a todos y tener su número de teléfono. Nunca sabes cuándo puedes necesitar apuntes o ayudas de ellos. 

 

Muchos profesores funcionan con correos electrónicos, así que ten una lista en papel con el correo de todos ellos, para poder mandarles un email si es necesario. Si eres de los que pierde las cosas hazle varias fotocopias. 

 

10.- Usa la tecnología

 

¿Cuántas aplicaciones te has bajado para estudiar mejor y no has usado? Es normal que te acabes olvidando de ellas, pero dales una oportunidad de vez en cuando. Si consigues usar aplicaciones como Google calendar o Evernote acabarás haciendo las cosas el doble de rápido mucho mejor. 

 

Todos estos consejos te ayudarán, ninguno te entorpecerá a la hora de volver a los estudios. Pero está claro que nadie los cumple todos y mucho menos todo el tiempo. No te agobies si esto es así, si un día no te levantas antes o no usas el calendario de la pared no te preocupes mañana será otro día y puede que más productivo que hoy.

 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros