Compartir el conocimiento con los demás

Sentado en la orilla del río miro como mansamente fluye el agua y cómo los restos de las hojas caídas discurren plácidamente hacia algún insospechado lugar. Es en ese momento cuando pienso que yo tengo mis propios problemas y que los que rodean, con toda seguridad, padecen los suyos.

Encuentra tu profesor ideal

Y entoces me asalta la idea de que quizás no fuera tan complicado sentarse en esta orilla, todos y cada uno de nosotros, para hablar de nuestros problemas y meter buena parte de ellos, al menos los compartidos, que con seguridad han de ser muchos, meterlos, como decía, en una gran canasta y depositarla sobre el agua para que se pierdan buscando su propio destino.

Preferimos, en cambio, rumiarlos, pensando que son únicos y más tarde como un ladrón en la oscuridad de la noche, enterrarlos en los campos que rodean este río.

Nos aseguramos así, que bien enterrados y abonados con nuestra amargura y tristeza, darán en un futuro no muy lejano, prósperas cosechas de odio y enfrentamiento, porque somos a veces tan necios e incapaces, tan solícitamente egoistas, que no podemos ver lo evidente, y es que hay mucho más que nos une de lo que nos separa, pero no hay cristal más oscuro que el de la autocomplacencia, y la ignorancia que esta conlleva.

Los que tenemos alguna responsabilidad en la complicada y apasionante tarea de formar personas, especialmente aquellos que lo hacen con niños, deberíamos de dar un ejemplo de vida y predicar con el ejemplo de nuestros actos cada día.

Las claves para encontrar al mejor profesor de cualquier materia
Desde el primer momento que piensas, “mi hijo necesita clases particulares” comienza un camino difícil de recorrer. Buscar un prof...

Es preferible enseñar a ser competente antes que a competir, es mejor compartir que atesorar, el conocimiento es un bien con fecha de caducidad, que en tí habrá de extinguirse en poco tiempo debido al paso de los años; te harás viejo, olvidarás y confundirás, pero todo los que hayas regalado a los demás seguirá viviendo en ellos durante generaciones.

Enseñemos a las personas a mirarse en el espejo de la empatía, porque todo lo vivido por otros no tardará en convertirse en mi realidad mañana, y es bueno aceptar y comprender los errores de la naturaleza humana, porque todos transitaremos ese camino más pronto que tarde.

Finalmente, en una época en la que las nuevas tecnologías nos dan acceso a una información deglutida, sesgada y brillantemente empaquetada para que nos sea imposible rechazarla, no estaría de más recordar las propiedades curativas de la lectura, la comparación, en contrate y la cr´tica y el debate constructivos.

Estamos demasiado absortos e imbuídos del prenicioso mensaje de que si no estás conmigo estás contra mi, que no podemos parar un segundo a pensar que aparte de ser totalmente falso, conlleva la semilla del enfrentamiento y la lucha estéril. ¿Porqué en vez de y yo no hablar mejor de nosotros?. ¿Porqué no multiplicar la diversidad en vez de dividir el conocimiento?.

En fin, son tan sólo proposiciones honestas, que cada uno escoja libremente la semilla que quiere sembrar y que la primavera nos sorprenda a todos con una cosecha lo más amable posible.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros