Gestión emocional del conflicto: las emociones I

Ahora que finaliza la temporada o más bien el curso, quiero plantear un tema en relación a las artes marciales y que está intrínsecamente ligado a la esencia misma de éstas. Se trata del control de las emociones, más bien deberíamos hablar de "gestión emocional", no sólo frente aun adversario, sino con respecto a nostros mismos, pues nosotros somos nuestro primer adversario.

Vivimos generalmente condicionados por objetivos, temporadas o sesiones anuales, por nuestros trabajos, estudios, carreras o estilos de vida familiar o laboral; en todo ese periodo estamos expuestos a diferentes tipos de estímulos e interacciones sociales, que en la mayoría de los casos nos producen una respesta emocional, y en algunos de ellos, es una respuesta emocional negativa.

Esa respuesta emocional muchas veces se vuelve contra nosotros, muchas veces nos atenaza, nos coharta e incluso nos hiere. Estamos siendo agredidos, pero curiosamente, somos nosotros mismos quienes nos herimos, ya que no somos capaces de controlar el efecto de esa emoción en nosotros.

Las artes marciales son un método para equilibrar la balanza de las emociones. No estoy diciendo que las emocciones sean malas, al contrario, los sentimientos nos aportan información, nos dicen quiénes somos, nos adaptan a las circunstancias y nos ponen en alerta en muchos casos. Lo que quiero decir, es que en mi experiencia, el mejor sistema para gestionar las emociones es el autoconocimiento. Identificar esas emociones y su respuesta, para que sea lo más adecuada a nuestros intereses y no nos dejemos llevar, como tirados por un grupo de caballos salvajes de nuestra "diligencia".

La meditación nos ayuda a identificar esas emociones y descontextualizarlas. Las artes marciales son "meditación en movimiento", nos dicen quienes somos primero de forma física, de fuera hacia adentro, (sintiendo nuestras extremidades, cómo nos movemos, como reaccionamos físicamente ante un estímulo), luego al revés, de dentro hacia fuera (ganamos confianza por medio del esfuerzo y del aprendizaje, interactuamos con nuestro cuerpo y nuestra mente) y luego se une todo de forma casi insconsciente.

De todas formas si no haces artes marciales mi consejo es que trabajes la meditación, identifica tus sentimientos, aporta soluciones, lo sé, es fácil decirlo, pero es ciertamente difícil llevarlo a cabo.

Lo fácil es sentir y dejarse llevar, pero de eso se trata el juego, de ser nosotros quienes llevemos las riendas.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros