No hay barreras para aprender, ni dificultad que no se pueda superar

¿Cómo me enamoré de la enseñanza?

Creo que me ha gustado siempre

Yo, que inicié la escuela en los años que todavía se practicaba lo de "la letra con sangre entra", que para colmo fui disléxica, no me fue nada fácil. Aún así, con la burla de las profesoras, que decían cómo un ciego puede guiar a otro ciego, me quedaba en los recreos a ayudar a mis compañeras con los problemas.

Estudié por libre, después de aquellos años difíciles no me fiaba de ningún profesor

Tuve mi primera oportunidad como docente, cuando en un curso de reciclaje que hice, la profesora aprobó una oposición y se quedó el puesto libre en la academia donde daba clases. Me ofrecieron el puesto, al principio con miedo de no estar a la altura y después parece que estaba hecho para mi. Desde entonces, eso fue en el año 1990, no he dejado de dar clase, sobre todo en el área administrativa que es donde me manejo. Tuve mi propia academia durante 14 años. Hoy en día compagino el mundo de la empresa, otra de mis grandes pasiones, con las clases particulares .

Mi experiencia con la dificultad de aprendizaje se lo traslado a mis alumnos y hago ver que si te gusta lo que haces no hay barreras para aprender ni dificultad que no se pueda superar

Hoy en día está todo muy superado.

© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros