La importancia de las ganas y una buena mentalidad

Muchas veces optamos por buscar ayuda externa. Si es cierto que tiene muy buenos resultados, pero tu hijo o hija que da las clases de apoyo escolar fuera de casa sigue siendo el mismo que vive en casa. Solo hace falta darle ese extra de ganas, de sacarlo de su zona de confort, que se sienta que lo que tiene que hacer es importante.

Como profesor de apoyo, durante los años que he trabajado, me he dado cuenta de que es igualmente importante enseñar la materia a estudiar, como de trasladar esas ganas, esa mentalidad positiva y hacer creer al alumno que, evidentemente, puede con esto y con más.

Es la misma persona que en casa, con sus virtudes, con sus defectos. Lo único que cambia es la mentalidad. Crecer como persona, saber tomar tus propias decisiones. Siempre he dicho que un alumno mío mejore notas conmigo es un 95% del alumno, y tan solo un 5% mío. Un 5 por ciento que hace potenciar las virtudes de ese alumno.

Solo se necesita, desde mi punto de vistas, enseñar a estudiar, enseñar a organizarse el tiempo, darse cuenta de que en el día hay horas para todo, y que tan solo organizándose, se puede aprobar, jugar, salir y divertirse.

Tuve un caso muy especial, un alumno de 15 años, rebelde, que no quería hacer nada. Al principio era imposible tan siquiera conseguir que leyera un libro de texto. Súper difícil.

Me conseguí ganar su confianza a base de hablar, y entenderle, escucharle y descubrir cuáles eran las cosas que le preocupaban. La mentalidad de una persona es lo más importante y sentirte escuchado es algo que merece la pena.

Encuentra alumnos

Desde ese momento, conseguí que él fuera quién me escuchara, y tuve la oportunidad de hablarle, de explicarle que su futuro realmente dependía de tener al menos la ESO, que persiguiera sus sueños, sí, pero que tuviera una bala en la recámara, que la vida era más dura y difícil de lo que él se pensaba.

Ha conseguido aprobar, no por ser más listo o menos listo, sino por ponerle ganas, por creer que eso le serviría para algo, por creer que él podía conseguirlo.

Y eso, eso es el verdadero orgullo de un profesor. Ver crecer personalmente a uno de tus alumnos, o a todos, ¿Por qué no?

© 2007 - 2023 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros