La importancia de sentirse capaz (de todo)

Siempre que vemos que un niño no progresa educativamente hablando, decimos que no puede, que no es capaz, que no tiene habilidad suficiente para algo. Hay que ser muy cautelosos a la hora de utilizar estas palabras o etiquetas, ya que muchas veces, aunque no nos demos cuenta, quedan grabadas en la mente del pequeño, lo que le hace negarse la posibilidad a sí mismo de mejorar y superar esos obstáculos. Por eso, es fundamental formar en el alumno una confianza en sí mismo, una fortaleza que le ayude en su aventura por el amplio mundo del aprendizaje. Para ello, es importante plantear retos que le ayuden a creer en sus posibilidades de acción, haciendo que él mismo descubra, a la par, que las tiene.

Antes de enfrentarlo a algo difícil, debemos bucear en sus conocimientos previos y, mediante actividades vistosas, demostrarle que puede, que es capaz y que tiene la base necesaria para poder con ello en un futuro no muy lejano. Por lo tanto, es imprescindible que el niño sepa y sea consciente de todo lo que sabe hacer, que se sienta capaz de superarse a sí mismo, pero también es necesario que sepa que cuenta con la motivación y el apoyo constante de todas esas personas que quieren lo mejor para él.

Por todo ello, dejemos de machacar a los niños comparando sus notas con las de otros compañeros (algo cada vez más común entre las familias) porque no todos los alumnos tienen el mismo ritmo de aprendizaje. A unos les costará más y a otros menos, pero todos son capaces de lograr sus objetivos.

© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros