Meditar es fácil...lo difícil es querer hacerlo

Leí una vez una frase que se me quedó grabada a fuego, porque creo que da mucho en el clavo; "Meditar es fácil, lo difícil es querer meditar". Tenemos muchas ideas y prejuicios acerca de la meditación, lo que nos hace creer que, seguramente, no sea una práctica adecuada para nosotros...que es muy difícil eso de "dejar la mente en blanco", que es algo tedioso, aburrido, reservado para los místicos o algún buda misterioso del Lejano Oriente. Y por tantas ideas y desinformación, es una pena que nos perdamos algo que puede ayudarnos muchísimo a conocernos mejor y a vivir mucho más plenos y felices.

No es una utopía, ni está reservada para los grandes sabios, la meditación puede ser una maravillosa y muy accesible herramienta para el día a día, si simplemente estamos disponibles y abiertos a ella y dejamos a un lado nuestros prejuicios. Si bien existen infinidad de técnicas y prácticas para todos los gustos, lo cierto es que podemos ver la meditación como una actitud, una disposición a estar presentes en nuestra experiencia. Al igual que cuando éramos niños, y nos quedábamos horas absortos en nuestros juegos, disfrutando enormemente, sin tener ninguna idea acerca del pasado o del futuro, sin conceptos ni juicios acerca de nosotros mismos. Éramos grandes meditadores en aquel entonces, sin técnicas ni guías, porque esa vivacidad, esa presencia es inherente a nuestra naturaleza.

La meditación no es más que estar plenamente despiertos y atentos al momento presente, y podemos recuperarla si nos tomamos el tiempo y cambiamos el foco hacia nosotros mismos. Porque lo difícil no es meditar....sino querer hacerlo.

Temas
© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros