Un pequeño ensayo para reflexionar sobre la enseñanza

I

Hoy mis alumnos y alumnas han estado realizando un taller sobre tortugas acuáticas. Después hemos acudido al aula, a continuar con la unidad didáctica “Los animales: funciones vitales”.

Empieza a dar clases particulares

En esta clase de biología estamos explicando el sistema respiratorio, Gaia aprovecha y me dice que en dicho taller les han explicado que muchas tortugas acuáticas tienen, además, respiración anal (curiosa esa faceta del alumnado, la de enseñar cosas al profesor que este no sabe). Sara, que tiene un pensamiento tan veloz como un fórmula uno, me exhorta rápidamente:

  • Entonces, ¿al respirar las tortugas por el culo, se tiran pedos?

Rápidamente, mi mentor de prácticas corta su curiosidad:

  • Sara, por favor, estamos en clase. Un poco de respeto.
  • ¿Pero qué he dicho?-responde ella extrañada, al no considerar que estaba preguntando nada malo.

No le falta razón a Sara. No ha dicho nada. ¿Qué ha hecho mal? Simplemente, ha recibido una enseñanza, la ha razonado y se ha hecho preguntas sobre ella. ¿Acaso no es esa la función del científico? ¿Hacerse preguntas y reflexionar sobre los fenómenos científicos? ¿Acaso los biólogos y biólogas dejan de estudiar ciertos aspectos de la biología porque sean escatológicos o desagradables?

Como ser profesor particular. Todo lo que debes saber
El reto de ser profesor particular Enhorabuena, si estás leyendo esto es porque has decidido ser profesor particular. O quizás y...

Esta anécdota de mi periodo de prácticas me ha servido para recapacitar sobre otra frase que me dijo un amigo profesor: “Es que los niños de hoy en día no piensan”. Los niños y niñas de hoy en día piensan, a menudo de manera sorprendente.

En muchas ocasiones, sus mentes llegan a cartografiar ideas a las cuales no llega el profesor. Debe ser que sus mentes no conocen los prejuicios ni los límites y por tanto disponen de un pensamiento puro y no coartado. Pero limitar ese tipo de razonamiento que tienen es justamente limitarles la capacidad de pensar y el razonamiento crítico, los cuales deberían ser considerados la principal virtud a desarrollar en los centros de enseñanza.

Podemos entender que la enseñanza es un proceso de evolución, de avance, de progreso, de libertad; sin embargo, la paradójica actitud de los profesores va encaminada en acotar esa evolución, ese avance, ese progreso y esa libertad. En definitiva, es acabar, en cierto modo, con la esencia humana. Deberíamos preguntarnos, si, acaso, la educación se está convirtiendo en un declive progresivo de la capacidad de pensar, por todas las trampas y zancadillas que se les pone a los y las jóvenes cuando piensan.

Nos falta humildad. Humildad para asumir que también hicimos esas supuestas preguntas irrespetuosas. Nos falta humildad para asumir que también apoyamos la cabeza en nuestro brazo en esa infumable clase de literatura y anhelamos pertinazmente nuestra cama. Nos falta humildad para recordar que a Galileo le obligaron a decir que estaba equivocado teniendo razón. Porque muchas veces, nuestros alumnos y alumnas tienen razón.

¿Cómo empezar a dar clases particulares online?
¿Te preguntas cómo dar clases particulares online? ¿Por dónde empezar? ¿Cómo encontrar alumnos a los que dar clases particulares o...

II

Hoy es mi penúltimo día. Me queda un último esfuerzo para corregir los exámenes y esta aventura habrá terminado. Empiezo con la pregunta 1, luego la 2 y así sucesivamente. Calculo las puntuaciones. Son bastante buenas. Tenía la esperanza de que Sara aprobara, pero ha suspendido otra vez. Me releo su examen. Quizá haya sumado mal. Quizá le haya puntuado mal alguna pregunta. No. Ha suspendido. Y no puedo hacer más por ella. Pero siempre se puede hacer más.

Es la última clase. Primero corregimos y comentamos las preguntas en conjunto. Se adivinan caras de ilusión. Carlos sabe que ha respondido bien a casi todo. Llega el momento, el éxtasis. Es el momento de repartir los exámenes corregidos. Me siento afligido cuando le entrego el examen a Sara.

Todos están contentos, felices. Pero Sara no se lo esperaba. Ella creía que le había salido bien. Paso a la mesa de cada uno, a comentar el examen. Les pregunto si se sientes felices. Me dejo a Sara para el final.

  • Sara, ¿qué ha pasado?
  • No lo sé. Es que se me da mal Biología, no sé por qué suspendo.
  • Yo no creo que se te dé mal. Casi siempre tienes bien los deberes y nunca fallas al entregármelos.

Cómo conseguir alumnos a los que dar clases particulares
Hay muchas cosas que debes saber a la hora de ser profesor particular. Cómo captar alumnos es una de las claves cuando nos pregunt...

Observo como se humedecen sus ojos. Le pedí, al empezar las clases, que este examen lo aprobara. No sé si le duele más no haber cumplido mi deseo o se siente frustrada por sí misma. De manera casi impulsiva, le digo que después hablamos.

Me despido de ellos y ellas. Les dedico unas palabras, adivino una sonrisa bajo la mascarilla de Gaia; Lara me dice que se va a poner a llorar. Una voz me dice en mi interior que acabe mi discurso, que no quiero acompañar a Lara.

Sara se queda conmigo. Le pregunto cómo estudia. No sabe decirme muy bien. Le indico como debe estudiar la asignatura:

  • Hazte esquemas de lo que damos, y cada vez que tengas deberes lees los esquemas. Cuando llegue el examen te acordarás de bastantes cosas.

Me dice que lo hará. Me hubiera gustado tener más tiempo para explicarle mejor la técnica de estudio e incluso ayudarle a hacer los esquemas.

Me despido de los profesores y profesoras y termina esta experiencia.

III

Es una opinión generalizada que los y las estudiantes de hoy en día ni piensan ni estudian. Pero es que, cuando piensan por sí mismos les cortamos las alas; cuando decimos que no estudian les exigimos que sean expertos en el estudio. ¿Cómo podemos pretender que sepan cómo estudiar? ¿Acaso que estudien con la mera estrategia del ensayo-error es una opción válida?

Los profesores y profesoras de hoy en día no indican a sus alumnos y alumnas cómo hay que estudiar su asignatura. En teoría, hemos sido alumnos o alumnas brillantes en nuestra especialidad, puede que los mejores de nuestra clase. ¿Qué era lo que hacíamos diferente a los demás y que nos hacía alcanzar dicha excelencia?

En el fondo todos y todas lo sabemos. Sin embargo, no indicamos qué estrategias deben seguirse para enfrentar nuestra materia con efectividad. El aprender a aprender es actualmente una competencia clave, por lo tanto, en todas las programaciones didácticas debería aparecer. “Esto se estudia con un esquema”, “Aquí piensa una regla mnemotécnica”, etc, deberían ser frases habituales. Lo contrario, es casi una negligencia. Este es, para mí, ese “Siempre se puede hacer más” que antes mencionaba.

Temas
© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros