Prevenir el fracaso escolar con 5 acciones

El fracaso académico es uno de los grandes temores de cualquier alumno y sus padres. Cuando nos enfrentamos a malos resultados queremos buscar rápido soluciones para el fracaso escolar y que todo pase lo antes posible.

Hay soluciones contundentes y efectivas, pero tanto el fracaso como el abandono escolar son cosas que se solucionan a largo plazo. Las causas del abandono escolar son muchas y llegar al fondo de ellas es crucial para mejorar el rendimiento escolar. 

 

Trabajar la autoestima 

 

La motivación es una de las armas más potente a la hora de luchar contra el fracaso escolar. La falta de autoestima y no encontrarle sentido a los estudios es uno de los principales motivos de abandono escolar. 

Al igual que un adulto, los niños y adolescentes deben cree en ellos mismo para cumplir sus objetivos. Un alumno debe sentir que lo que está haciendo sirve de algo y que es capaz de hacerlo para conseguirlo. 

Pero ¿cómo mejorar la autoestima de un estudiante?

  • Ir al origen: hay que identificar qué causa esta falta de autoestima para poder corregirla. Si conseguimos identificar aquello que nos hace sentir mal podemos acabar con ello. 
  • No tener miedo al fracaso: muchas veces no creemos en nosotros mismos porque hubo un momento en el que fallamos y ahora nos atormenta pensar que puede volver a pasar. Hay que normalizar que en la vida se cometen errores. 
  • Refuerza los valores: no hay que pensar en las cosas que tenemos que hacer sino en cómo nos gustaría ser. A menudo pensamos que nuestro objetivo debe ser tener muchas cosas y logros, cuando debemos de pensar que el principal valor que tenemos son las cosas en las que creemos y en las que pensamos. 
  • Identifica las fortalezas: hay algo que siempre se nos da bien, es bastante probable que hasta seamos bastante bueno en algunas cosas. Hay que centrarse en ellas para mejorar la autoestima. 
  • Acepta tus debilidades: aquello que nos hace débil también forma parte de nosotros mismos. No podemos rechazarlo o no estaremos rechazando. Uno debe de quererse tal y como es, aunque quiera o necesite cambiar. 

 

 

Aprender a estudiar 

 

Puede ser muy obvio, pero el fracaso escolar se combate estudiando. Aunque muchas de los casos de suspenso no vienen por la falta de horas de estudio sino por la forma en la que estas se ejecutan. Es mucho más importante saber estudiar que tener aguante delante de un libro.

Encuentra a los mejores profesores de repaso

Es por eso que hay que conocer las mejores técnicas de estudio y ponerlas en práctica. Y esto no fácil, muchas personas acaban finalizando su etapa de estudiante y no saben estudiar de la forma correcta. 

Aprender a aprender es algo que se debe hacer desde pequeño y cuanto mayores somos más complicados es hacerlo, aunque básicamente se basa en tres pilares: 

  • Conocimiento: hay que ser capaz de entender y adquirir el conocimiento básico de la materia o el tema que estemos estudiando. 
  • Práctica: estos conocimientos tenemos que ser capaces de aplicarlo a algo, por abstractos que sean, todos tienen una utilidad y una forma de volverlos prácticos. 
  • Transformación: sentir que el aprendizaje ha cambiado algo en nosotros y cambiar la forma de adquirir nuevos conocimientos. 

Este tipo de procesos son bastante complicados y por eso un padre o una madre es casi imposible que sepa aplicarlos solo. Y mucho menos cuando queremos evitar el fracaso escolar. Por eso siempre se recomienda la confianza total en profesores y profesionales. 

 

Ayuda de profesionales 

 

El fracaso escolar algo muy serio por eso hay que invertir todos los esfuerzos posibles en intentar acabar con él. Desde el primer momento que se muestra algún síntoma hay que ponerse en mano de profesionales. 

Pero a quién acudir cuando vemos que un estudiante tiene serios problemas con los resultados a académicos:

  • El tutor o tutora: es a la primera persona a quien hay que acudir cuando vemos calificaciones que no nos cuadran en los resultados de nuestros hijos. Parte de su trabajo es investigar este tipo de casos y averiguar por qué está sucediendo.
  • El profesor/a de la materia: si el problema está en alguna asignatura en concreto habrá que recurrir a aquel que la imparte para que se detenga en el caso concreto. Un profesor con experiencia sabe detectar estos casos a la legua. 
  • Educadores: son profesionales de la educación. Se dedican a la pedagogía y trabajan en muchos institutos. Aun así siempre se puede recurrir a profesionales privados que detectarán con varias pruebas cuál es la causa del fracaso escolar. 
  • Profesores particulares: para atajar el problema siempre hace falta una ayuda extra. Una clase llena de niños no es un buen sitio para aquellos que necesitan refuerzo. Así que recurrir a profesores particulares o a academias siempre es una buena solución. 

Es importante que en estos casos reforcemos la relación entre padres y profesores. Esta no siempre es sencilla, pero hay que aprender a confiar en los profesionales de la educación a la misma vez que tomamos parte activa en la educación de nuestros hijos.

 

 

Que fluya la comunicación 

 

Uno de los principales motivos por los cuales aparece el fracaso escolar es la falta de comunicación entre los alumnos y el resto del mundo. Si los padres no hablan con sus hijos sobre temas académicos es muy complicado detectar el problema. 

Esta comunicación debe ser tranquila y relajada. No debemos alterarnos ni tratar de corregir ciertos comportamientos con castigos y obligaciones de primeras. Esto es algo que debemos dejar para una vez hayamos averiguado qué es lo que le impide a nuestro hijo progresar. 

Una comunicación estancada que no avanza y que construye una barrera entre el adolescente o el niño y el resto del mundo es lo peor que nos puede pasar. Pero existen formas para ir desatascando esta situación, aquí es donde un profesional de la pedagogía o la psicología no puede ayudar. 

Hablando de comunicación también es muy importante que esta fluya con los profesores. No podemos descuidar la relación que debe existir con el tutor de nuestro hijo porque es la persona que mejor conoce la actividad académica de este. 

De la misma forma si tenemos un profesor particular debemos dedicarle tiempo a hablar con él después de cada clase y conocer el progreso de nuestro hijo al detalle. Es fundamental conocer qué hace y cómo lo hace para saber si vamos por buen camino. 

La información es algo muy valioso cuando hablamos de educación y la única forma que tenemos de acceder a ella es teniendo una buena comunicación con todas las partes implicadas, los padres deben trabajar en esto para ayudar lo máximo posible a sus hijos. 

 

Paciencia y constancia

 

Por último, hay que tener en cuenta algo que tiene que ver con la actitud. Hay que entender que evitar el fracaso escolar es un trabajo a largo plazo. En el momento en el que empezamos a tomar cartas en el asunto veremos resultados pero quizás no sean los esperados justo al instante. 

Cuando el fracaso escolar aparece es síntoma de muchas cosas que están mal. Ir corrigiendo una por una es algo que puede tardar muchísimo en arreglarse. La autoestima, la falta de concentración, el valor del esfuerzo, la capacidad de aprendizaje… Son cosas que no cambian de la noche a la mañana. 

Aunque sea algo que tardará mucho tiempo en cambiar es importante no desfallecer. Por eso remontar una situación de fracaso escolar es tan complicada. Será mucho tiempo y de forma muy intensa. Pero no te preocupes, superar una mala racha es posible y hasta los grandes genios han pasado épocas en las que no fueron grandes estudiantes. 

Síguenos en
© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros