Relación de un padre con el profesor particular

La relación entre un padre y un profesor particular es especial. Distinta a la del colegio. Requiere de más compromiso, más complicidad, entendimiento y confianza.

Uno de los pilares básicos de la educación de cualquier niño o adolescente es la relación que mantienen sus padres con los profesores de la escuela. Si esta es buena y se forma un buen equipo aprender y progresar será mucho más rico. 

 

Todos los consejos que harán tus clases mejores

 

La relación que existe entre un profesor particular y los padres es distinta a la de los profesores de clase. Esta relación debe ser mucho más estrecha y colaborativa. Algunos padres y profesores no saben bien cómo llevarla.

Aunque no tengamos una fórmula mágica podemos destacar algunos aspectos que tanto unos como otros deben cuidar. Cosas en las que nos debemos fijar y ver si las llevamos bien. 

 

Los cinco pilares de una buena relación entre profesores y padres

  • Valorar: Es la base de todo. Un profesor debe valorar la labor de los padres y no cuestionarla. Ellos son el pilar de la educación del joven y por lo tanto lo conocen mejor que nadie. De la misma forma los padres deben valorar la profesionalidad del profesor y no traspasar según qué líneas que solo un profesor conoce. Ni los profesores son un segundo padres, ni los padres son un segundo profesor, la línea que los separa es difusa en según qué aspectos por eso siempre hay que ir con cautela. 
  • Comunicar: Para no meter la pata en esas líneas difusas siempre hay que preguntar, decir lo que pensamos con respeto y hablar desde la honestidad. Hay que tener una comunicación fluida para saber con que nos sentimos más o menos cómodos. 
  • Respetar: Si valoramos la labor del otro el respeto viene solo. Cada uno tiene su espacio y por lo tanto hay que respetarlo. A veces, cuando hay confianza, es fácil usar según qué expresiones que son una falta de respeto, no caigas en eso. 
  • Compartir responsabilidad: Sois un equipo con un mismo objetivo. Por eso si los resultados no llegan no delegues toda la responsabilidad en el otro. En la educación de alguien tanto padres como profesores son igual de responsables, si esta no es buena hay que hacer autocrítica y trabajar por mejorarla como equipo.
  • Confiar: La base de las clases particulares es la confianza. Hay padres qu estarían más tranquilos si estuvieran presentes en las clases particulares de sus hijos y por el contrario profesores que desearían poder ver lo que hacen sus alumnos cuando ellos se van y si sus padres son un refuerzo o un obstáculo. Pero esto es malo, hay que confiar al cien por cien en el otro de forma casi ciega. Para ello hay que recurrir a la comunicación y asegurarse de que sea  buena. 

 

 

La educación es una profesión distinta

Para que la comunicación, la empatía y el respeto fluya entre padres y profesores hay que entender un concepto clave. La educación no es una profesión como otra cualquiera, exige una serie de compromisos que otras no y eso es algo que todos debemos entender. 

Hay muchos padres que contratan profesores pensando que se les puede exigir lo mismo que cuando contratan otros servicios. Por ejemplo, si buscan un profesor para que su hijo suba las calificaciones y esto no sucede parece normal contratar a otro profesor. 

Esto puede ser un error. Hay otros aspectos que un padre debe valorar a la hora de saber si las clases están siendo útiles o no. Por eso tiene que hacer un seguimiento de cerca y ver si el profesor está haciendo todo lo posible y si la utilidad dará sus frutos a largo plazo. 

Hay muchos factores que influyen a la hora de que un alumno apruebe o suspenda y no todos depende del profesor particular.

Por la otra parte muchos profesores creen que las clases consiste en transmitir los máximos conocimientos posibles en las horas establecidas y luego irse sin más. Esto también es un error común. 

La labor de un profesor va mucho más allá, hay un trabajo previo y posterior. Una buena clase particular tiene un trabajo de preparación previo muy importante y luego hay que hacer un seguimiento corrigiendo ejercicios y resolviendo dudas fuera del horario de clase. 

Si crees que el precio de tus clases no cubre estos servicios cámbialos, porque el nivel de implicación y entrega de un profesor particular debe ser muy alto si quiere ofrecer el mejor servicio. 

Esto es solo dos ejemplos de donde se generan más malentendidos, pero hay otras muchas cosas en la que es necesaria la comunicación y que no se deben descuidar. Ante la duda pregunta, y ante el malestar exprésalo siempre desde el respeto. 

 

¿Cómo tener una reunión de estudios?

Los profesores que trabajan en centros están acostumbrados y es una de las cosas que te enseñan al llegar, pero ¿y los profesores particulares? ¿y si son los padres los que la organizan?

Como tener una reunión con un profesores, o tener una reunión con un padre, no es fácil. Por eso te sugerimos una serie de temas que hay que tratar siempre a la hora de hablar del progreso en los estudios.

  • Deberes: hay que tratar cuánto tiempo se dedica a los deberes, a explicarlos y corregirlos. Los padres deben preguntar a los profesores si los hacen bien o mal, los profesores deben saber cuánto dedican a ello en su ausencia.
  • Intercambio de información: Una de las preguntas que siempre hay que hacer es ¿qué necesita saber de mi hijo? o ¿qué necesita saber de su hijo en su ausencia?. Los dos tenéis información muy valiosa que muchas veces no se comparte por despiste o por considerar que no es útil. Pero a veces un gusto, una afición o una manía puede ser la clave para transmitir un conocimiento. 
  • Haz una lista de temas: Realizas una serie de puntos que tenéis que tratar en la reunión es muy importante. No podemos irnos con dudas y preguntas pendientes por culpa de un despiste. 
  • Hábitos: Hay que hablar de los hábitos de trabajo tanto dentro como fuera de clase. Todo cuenta, hasta cuánto tiempo dedica a videojuegos o a comer. Es algo que puede dar ideas y que sobre todo ayuda a empatizar, en la educación a corta distancia es muy importante establecer vínculos. 
  • Pedir y dar: No hay que ser vergonzoso con esto. Si un profesor requiere algunos materiales los tiene que pedir al padre y de la misma forma tiene que ofrecer todo aquello de lo que disponga. Si la comunicación fluye es fácil pedir y dar y es algo fundamental poder hacerlo sin problemas. 

Y por último una de las cosas más importante para tener una buena reunión es la naturalidad. A pesar de tener pautas y cosas marcadas no podemos olvidar que delante nuestra tenemos a una persona y hay que tratarla con naturalidad, compresión y mucho respeto. 

Síguenos en
© 2007 - 2018 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros