¿Repetir un curso es garantía de aprobar?

¿Les ha pasado que conocen a una persona que reprueba una y otra vez la misma asignatura? ¿Y por qué reprueba por tercera vez, si ya conoce el programa y aun así sigue sin aprobar? Todos pensaríamos que un alumno que ha repetido un curso tiene mayores probabilidades de aprobar porque ya conoce a detalle la materia.

Encuentra tu profesor ideal

Sin embargo, el problema es que el estudiante no está interesado en aprender del curso, porque no invierte tiempo en buscar métodos y estrategias distintas para aprender y tampoco hace el esfuerzo en prestar atención a la clase.

Este punto en particular es muy interesante porque aquí entra solamente el factor estudiante. En uno de mis artículos titulado: Por qué repetir un curso no supone un fracaso escolar. Expongo a detalle que hay ciertos factores externos e internos que conllevan a un estudiante a reprobar una materia.

Como mencioné anteriormente, haré énfasis en el estudiante. Ya que mayormente un profesor reprueba a un estudiante porque considera que no cumple con sus expectativas y las de la asignatura.

Formas de afrontar el fracaso escolar a todas las edades
Hay veces que los padres nos tomamos los errores de nuestros hijos más a pecho que ellos mismo. El fracaso escolar de un hijo es...

En este caso, la pregunta que debemos hacernos siempre es ¿por qué? ¿Qué tipo de circunstancias están obligando a un estudiante a no poner ningún tipo de esfuerzo ni interés en la materia para aprobarla? Es un tema un poco complejo porque entran en juego varios factores que pueden estar influenciando al estudiante.

A continuación, mencionaré solo algunos de esos factores que influencian a los estudiantes al momento de cursar una asignatura.

Falta de interés por el contenido de la materia

Es el denominador más común en la mayoría de los estudiantes que repiten las asignaturas o cursos. Muchos alumnos se sienten obligados a ver temas que les parecen de poco interés por tanto la materia les parece aburrida, esto les causa una falta de motivación para principalmente investigar, aprender y aprobar.

Este tipo de patrón es muy común tanto a nivel escolar como universitario. No obstante, en los colegios la presión es más notable, ya que los estudiantes están obligados por sus padres y maestros. En cambio, en la universidad; aquel alumno que no está interesado en ciertas asignaturas porque no son de su gusto e interés, tiene el poder de cambiar de carrera.

Las principales causas del fracaso escolar
El fracaso escolar es uno de los problemas más serios del sistema educativo de cualquier país. Pero además es un gran miedo de pad...

Profesores y maestros con muy poca pedagogía o dinámica dentro de la materia:

Como mencioné al principio del artículo, el mayor peso recae en el estudiante y no en el profesor. Sin embargo, este factor suele influir de manera determinante en donde una materia se hace agobiante debido a la falta de dinámica o pedagogía por parte del profesor.

A muchos nos ha pasado como estudiantes que, cuando un profesor tiene las estrategias y herramientas adecuadas para hacer de un contenido que en términos generales seria aburrido, lo transforma en una clase entretenida y dinámica. La mayoría aprueba con éxito y más aún, el aprendizaje queda un 80% consolidado a largo plazo, porque ha causado un impacto profundo y positivo en el estudiante.

Sin embargo, no siempre tenemos la suerte de encontrar en casi todas las materias este tipo de profesores. Por eso mencioné que el alumno es el que tiene el poder de decidir si quiere aprobar o no un curso. Ya sea buscando clases extra para comprender los contenidos, o tolerar temporalmente al profesor o el ambiente donde se desarrolla la clase (que en muchas ocasiones puede influenciar también).

Prevenir el fracaso escolar con 5 acciones
El fracaso académico es uno de los grandes temores de cualquier alumno y sus padres. Cuando nos enfrentamos a malos resultados que...

Y puedo decirlo con toda la propiedad del caso, por mi experiencia en la universidad. En una ocasión, tuve que cursar una materia con un profesor que no era muy agradable (hoy en día considero que el profesor era bueno en su área, solo que la materia puso a prueba mi determinación y mis conocimientos, y obviamente a casi nadie le gusta que un profesor exija más de lo que solemos hacer).

Entonces, tanto el profesor como la materia exigió más de mí, y tuve que poner mucho esfuerzo de mi parte para evitar reprobar la asignatura, ya de por si la materia era agobiante y fastidiosa por los contenidos tan complejos, así que no podía imaginarme cursándola por segunda vez.

Por ende y sin mucho agrado, tuve que entrar un grupo que solía ver clases de refuerzo para esa materia (pues yo no era la única con problemas para entender los contenidos) y con mucho esfuerzo que me pareció casi sobrehumano aprobé la materia.

Dificultad para el aprendizaje

Este es un factor muy poco común en algunos alumnos, y aunque muchos dirían que se debe a una falta de interés en el estudiante. Debemos cuestionarnos ¿qué sucede? Cuando repetir más de una materia es un patrón recurrente en un alumno. Cuando ha repetido más de una vez la misma asignatura y muchos de sus compañeros lo han ayudado, explicándole los temas que no entiende, y aun así sigue sin comprender ningún tema.

Este tipo de dificultad es más de tipo neurológica o psicológica, que falta de interés. Hay personas que tienen ciertas dificultades para entender temas sencillos o complejos, y por más que un profesor o un compañero le explique un mismo tema una y otra vez, estas personas no asimilan el conocimiento.

Y no es culpa de ellos ni de nadie, simplemente su capacidad de comprensión y asimilación de ideas complejas o abstractas no es igual a la de una persona común. Muchos de estos alumnos pueden no presentar algún rasgo fisiológico asociado a esto.

Tuve una compañera de clases en la universidad que presentaba este tipo de dificultades. Solía repetir la mayoría de las materias de la carrera, a pesar de que muchos la ayudamos, simplemente no lograba comprender los temas y contenidos de las asignaturas.

En ese momento me di cuenta, que su capacidad de aprendizaje no era como el de los demás, y a la larga ella no pudo continuar con la carrera, porque repitió tantas veces una misma materia que la universidad la sancionó.

A modo de conclusión, estos son algunos de los factores que influencian a un estudiante al momento de reprobar y aprobar una asignatura. Es importante tomar en cuenta, que al repetir un curso no existe ninguna garantía de aprobar, así como aprobar no significa que el alumno logró un aprendizaje efectivo.

De igual modo, un porcentaje o escala de notas no mide el aprendizaje obtenido en el estudiante. Lo realmente importante es, el aprendizaje efectivo y consolidado, que puede mantenerse a largo plazo con el refuerzo adecuado.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros