¿Repetir curso es garantía de aprobar?

La cuestión de la repetición de curso se inscribe en una temática más amplia: la lucha contra el fracaso escolar. Actualmente, la tasa de repetición de alumnos en institutos públicos se encuentra en torno al 10% (5 % para institutos privados).

En esa lucha contra el fracaso y el abandono escolar se ha inscrito históricamente la práctica de la repetición de curso y el impacto que tiene en niños y jóvenes con dificultades en la escuela o el instituto.

Esta práctica también ha sido objeto de vaivenes en las sucesivas leyes educativas aprobadas en nuestro país (como sabemos con marcado carácter partidista y político por norma general).

Por lo general, el debate se centra en sí una (o varias) pruebas estandarizadas son suficientes para determinar el trabajo de 9 meses de un alumno. El debate gira entre los que así lo piensan, pues otorgan a los exámenes el aura de herramienta evaluativa por excelencia; y entre los que consideran que es necesario tener en cuenta aspectos más procesuales como la evolución del alumno, su esfuerzo, sus competencias, su contexto…

La recientemente aprobada nueva Ley de Educación (LOMLOE), ha suprimido las repeticiones de curso automáticas en función de un número determinado de asignaturas suspensas, y la considera una medida excepcional que se aplicará únicamente cuando se considere la opción más beneficiosa para el alumno.

En mi opinión, la repetición de curso no puede ofrecer muchas garantías de aprobar. Tal y como está pensada la promoción de curso, lo que viene a corroborar son la adquisición de una serie de contenidos parametrizados en torno a un currículum, que, nos guste o no, es una herramienta de evaluación tremendamente rígida.

Por supuesto, habrá casos en los que la recepción de curso sea beneficiosa en términos más allá de los puramente académicos (social/emocional), y ello empuje al estudiante a rendir mejor. Entiendo que es lo que pretende fomentar la nueva ley educativa.

Los mejores profes de repaso

En otros muchos casos, hacer a los alumnos repetir de curso porque no han conseguido alcanzar los mínimos establecidos por el currículum, sin cambiar ninguna otra variable, pienso que lo único que consigue es alargar el martirio que para muchos alumnos supone hacer frente a interminables listas de contenidos en hasta 12 asignaturas distintas.

La repetición de curso de niños y adolescentes creo que debe verse como un fracaso del sistema educativo en la inmensa mayoría de los casos. Fracaso por no haber podido atender debidamente a, nada más y nada menos, que el 10% de los alumnos en los institutos españoles.

En cualquier caso, animo a todas aquellas familias y alumnos que estén preocupados por este tema, a que se lo tomen con naturalidad y con positivismo, no debería ser experiencia traumática y la inmensa mayoría hemos pasado por ello en algún momento de nuestra vida.

© 2007 - 2023 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros