REPETIR CURSO, ¿ES LA SOLUCIÓN DEL FRACASO ESCOLAR?

REPETIR CURSO ¿ES UNA SOLUCIÓN?

Muchas familias están viviendo este verano con preocupación debido a los suspensos escolares de sus hijos, de forma que los exámenes de septiembre están a la vuelta de la esquina y, si los resultados no son buenos, muchos de estos estudiantes podrán repetir curso aconsejados o asesorados por el equipo docente del centro escolar. ¿Es realmente una solución eficaz ante el fracaso escolar?

suspensos, serán muy diferentes las soluciones adecuadas en cada caso.

Decidir si un hijo-a debe o no repetir curso es difícil y es una decisión cargada de emociones por ambas partes, por lo que debemos recoger informaciones de diversos puntos: el tutor y el pedagogo del centro escolar, un centro independiente especializado en el que se le haga un estudio pormenorizado, la opinión personal del chico-a y la nuestra propia.

Según los datos del informe Pisa de rendimiento escolar, los datos recogen que los alumnos-as que repiten curso por primera vez en la mayoría de ocasiones terminan ese curso sin alcanzar los objetivos básicos para ese nivel. Este fracaso se incrementa a medida que el alumno-a debe repetir curso una segunda vez o una tercera.

Por lo tanto, parece que el hecho de repetir curso no es, por sí mismo una solución a este problema de fracaso escolar.

consecuencias:

Si un alumno es inmaduro, no podemos esperar que madure “de repente” durante el curso escolar que repite, puesto que la maduración es un proceso progresivo y en el que cada persona lleva su propio ritmo.

El hecho de repetir un curso supone que el alumno-a se queda relegado con otros chicos y chicas un año más pequeños, con lo cual un nivel madurativo inferior que no ayudará a que nuestro hijo alcance mayor nivel madurativo, sino más bien podrá contribuir a que se estanque, igualándose al nivel del resto de sus compañeros.

En muchas ocasiones las causas del fracaso escolar no tienen que ver con su nivel de maduración, sino con otras razones como la falta de motivación, problemas específicos de aprendizaje (TDHA, Déficit de atención, dislexia, dificultades de comprensión, etc.), fallo en las estrategias de estudio.

Los alumnos –as que repiten pierden la conexión diaria con su círculo de amistades que, dependiendo de sus habilidades sociales, puede perjudicarle y crearle mayores dificultades de adaptación y que repercutan negativamente en su rendimiento.

Muchas veces, la falta de motivación se ve aumentada cuando repiten un curso, puesto que, en la s leyes educativas de nuestro país, saben que no pueden repetir dos veces el mismo curso y les anima a tener una actitud más “pasota” frente a todas las actividades escolares.

Si al final, la repetición de curso es inevitable, aquí tenemos algunos

Consejos para los padres de niñosque van a repetir curso

Debemos involucrarnos hasta el fondo en la decisión final sobre si debe repetir o no. Nosotros somos los que mejor le conocemos como es nuestro hijo y cual es su actitud frente a los estudios.

e intentar conocer cuales son las dificultades que tienen para poner las soluciones que tengamos a nuestro alcance: clases de refuerzo, atención especializada, incentivos ante los éxitos, etc.

- Es bueno hablar con otros padres de hijos repetidores, y con jóvenes que repitieron y encauzaron sus estudios. Una visión de futuro os hará no angustiaros tanto y no estar centrados únicamente en el momento presente.

Incrementar la coordinación con los profesores a fin de estar al tanto de la evolución de nuestro hijo durante el curso, ya que se pueden detectar con antelación las dificultades e intentar solventarlas.

Hacer junto a sus tutores un seguimiento detallado de sus actividades escolares. Es importante llevar un control del trabajo de nuestros hijos en casa.

Los hijos tienen que “sentir” que nosotros no tiramos la toalla, que buscamos ayuda y que tenemos en cuenta sus esfuerzos por el trabajo académico.

Solicitar orientación a sus tutores respecto a qué materias precisan de más apoyo y refuerzo mediante “clases particulares” y cuales deben de abordar ellos solos.

Hacer a los hijos protagonistas de sus vidas, de sus éxitos y de sus fracasos transmitiendo la idea de que “si quieren, pueden”.

Hay que tener muchocuidado con las etiquetas. Escuchamos muchas veces y repetimos ”es que se junta con los repetidores”, “le ha tocado una clase muy mala con muchos repetidores” de tal guisa que los “repetidores” se contemplan, de manera torticera, como si fueran un virus maligno que influyen y contagian negativamente al resto de los alumnos y que no tienen solución.

En conclusión, creemos que es una decisión difícil que debe tener en cuenta varias opiniones y, sobre todo, una vez tomada la decisión, no esperar que sea la “panacea” y la ayuda a todos los problemas, sino detectar las posibles causas y poner soluciones, tanto en el centro escolar como en especialistas ajenos.
© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros