Lo anecdótico como método de enseñanza-aprendizaje

Cuando estuve dando clases en un colegio de Secundaria de Sevilla a alumn@s de 2º ESO, comprendí varias cuestiones que venía sospechando de mi etapa formativa. Una de ellas me resultó especialmente llamativa. Pero empecemos por el principio...

Soy Luis Miguel, opositor de profesorado de Secundaria y Bachillerato de Geografía, Historia y Historia del Arte y en mis diez años de experiencia dando clases particulares presenciales y online, he aprendido mucho más de lo que los alumnos han podido aprender de mi.

En esta experiencia concreta, estaba realizando una UDI relacionada con el tema del Arte del Renacimiento para alumnos de dicho curso, cuando hacía relativamente poco tiempo volvía de un plácido viaje turístico de redescubrimiento de la ciudad eterna, es decir, Roma.

Para comentar algunas de las obras más destacadas de los grandes genios del Renacimiento italiano, fundamentalmente del siglo XVI, me centré en mi propia experiencia a la hora de visitar estas obras "in situ". Les contaba anécdotas de dichas obras, dónde estaban, qué hay que hacer para acceder a ellas...y comprobé lo que ya sospechaba de las clases particulares, y es el hecho de que el alumnado presta una mayor atención y dedicación a aquellos elementos qué podemos enfocar de forma diferente a la tradicional (entiéndase por la misma la explicación formal descrita a través de una clase magistral), y hacer que el alumno viaje conmigo a Roma, entienda la obra artística, le entre "pasión" y "curiosidad" por conocer más sobre ella y esto haga que el aprendizaje significativo tenga un papel protagonista en la enseñanza del alumnado.

Comprobé además que en diversas actividades y pruebas escritas, que los alumnos recordaban mucho mejor las obras en las que habíamos puesto un foco más orientativo y distendido que aquellas a las que la descripción puramente formal tomaban peso.

Comprendí que no solamente el alumnado ganaba con esta metodología sino también el profesor, que en este caso personal, me ayudó a recordar algunos momentos vividos, otros anecdóticos leídos y contrastados y las ideas que los alumnos iban reformulando a través de las mismas cuestiones planteadas, lo que hacía que retroactivamente yo también aprendiese de ellos.

Sin duda, un elemento que puede resultar positivo para enfocar de forma diferente algunos aspectos didácticos, que sirvan además para adaptar programaciones a la legislación actual como para aprovechar los recursos metacognitivos que los alumnos puedan aprovechar.

Saludos.

© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros