• Profesores particulares una alternativa...

Profesores particulares para el verano, una gran opción

Llegan las vacaciones para los más pequeños, pero los padres siguen trabajando y aparece un gran problema ¿qué hacemos con ellos?. Para algunos padres las vacaciones de sus hijos son un calendario imposible lleno de actividades y favores familiares. 

Hay soluciones como campamentos o centros deportivos o lúdicos son bastante caros. Además, no podemos mandarlos un mes lejos de casa. Por eso las academias y los profesores particulares son una gran alternativa. 

 

Ventajas de las clases particulares en verano

 

Todos los niños acaban hartos de estudiar durante el curso, si los obligamos a seguir estudiando en verano podemos acabar con su felicidad. Las academias y profesores son conscientes de eso y por eso su solución es un poco más divertida.

Intentan hacer actividades educativas, las cuales se van mezclando con los típicos deberes para el verano. Así aprenden, se divierten y hacen nuevos amigos. Estas son algunas de las ventajas:

  • Recuperar: es el motivo más común por le cual se contratan clases particulares. Para hacer todo aquello que no se ha hecho durante el curso. Para mucha gente esto es un fracaso, pero piensa que simplemente hay alumnos que necesitan otro ritmo de estudio. 
  • No perder la rutina: hay alumnos que se pasan tres meses de vacaciones y cuando vuelven a clase tardan otros tres meses en tener un rutina que les permita ser productivos. Por eso muchos padres prefieren contratar un par de horas de clases todas las mañanas.

Encuentra tu profesor ideal

  • Avanzar: si sigues dando clases en verano podrás avanzar en el contenido del año siguiente, aunque sea a otro ritmo. Menos personas se aprovechan de esto, pero es la única forma de alcanzar la excelencia. 
  • Afianzar: es el objetivo de la mayoría de clases particulares en vacaciones para los más pequeños. Para aquellos que el curso les ha ido bien pero no quiere olvidar o entender las cosas mejor. Las clases particulares en verano tienen la misma función que los cuadernillos de repaso, pero mucho más efectivo. 
  • Apoyo en el tiempo libre: existen profesores particulares, que a parte de dar clase, se ofrecen como canguros para el resto de la mañana. No los vas a encontrar en niveles superiores, pero si tienes un niño de 10 años o menos no te será difícil contratarlo. Aprenderán y se divertirán al mismo tiempo. 
  • Hacer amigos: sobre todo si los apuntas a un academia. Conocerán a otros niños de su edad y de otros cursos, con los que luego podrán pasar el tiempo por las tardes. 

Los horarios de las clases particulares en verano suelen ser más flexibles que durante el curso. Se suele entrar más tarde y salir a la hora de comer. La ventaja es que suele haber muchas academias y seguramente las encuentres cerca de casa. 

Profesores particulares y canguros

 

Esto es algo que se está poniendo de moda en los últimos años. Nace de la necesidad de algunos padres, que quieren no pueden quedarse con sus hijos y necesitan que alguien los cuide y además los ayude a hacer los deberes. 

Hay que tener cuidado, porque no todos los profesores particulares se ofrecen a hacer este tipo de trabajos. Es normal que un profesor, cuyo trabajo es dar clase, no quiera hacer de canguro, aunque se le abone el mismo precio por hora que por una clase. 

Sin embargo, hay algunos que han estudiado magisterio o educación infantil y que les gusta cuidar de niños. Pero tienes que tener en cuenta que el precio será más alto que si contratar a un canguro normal. Sin embargo, tendrás muchas ventajas:

  • Profesional pedagógico: tu hijo estará siendo cuidado por alguien que ha estudiado cómo educar niños y por lo tanto hará con él actividades que lo harán crecer y desarrollarse mejor. 
  • Diversión: las clases con este tipo de profesor no serán clases tradicionales y aburridas. Están formados y experimentados en cuidar de niños en vacaciones y saben que no pueden hacerlo como cuando van a clase. 
  • Confianza: todo depende del profesor. Pero por regla general suelen ser muy profesionales y experimentados. No es un servicio muy barato, por lo tanto pueden vivir de ello, al menos durante un tiempo. 
  • Tranquilidad: durante las horas que esté con este profesor hará todas las obligaciones que tiene, por poca que sean. Podéis emplear las tardes de sus vacaciones en hacer cosas divertidas. 
  • Una de las opciones más baratas: aunque ya hayamos dicho que no cobran poco, es mucho más barato que un campamento o un centro para las mañanas. En relación calidad precio un profesor particular para las vacaciones de verano es lo mejor. 

Puedes encontrarlos en webs especializadas como Tusclasesparticulares.com. Es importante que mires bien los anuncios y que ponga algo parecido al servicio que estás buscando. Haz una buena oferta y no menosprecies este tipo de trabajo, ya que puedes encontrar un gran profesor que deje una marca maravillosa en tu hijo. 

 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros