¿Queremos aprender inglés o solo estudiar para aprobarlo?

Durante mi corta trayectoria profesional como docente, he observado que el inglés (idioma que enseño en particular) se ha convertido en las nuevas matemáticas: todo el mundo dice que son imprescindibles para vivir, pero probablemente solo unas pocas personas de verdad las usarán en su trabajo y en su vida cotidiana, e incluso algunas no las usarán nunca.

Esto puede darse debido a muchas razones. La principal que se me ocurre es que debido al exceso de información y de formación y al consecuente desequilibrio de puestos de trabajo, hay que establecer un filtro para quitarse candidatos de en medio. Por lo tanto, viene muy bien tener ese B1 de inglés para abrirse puertas.

Sin embargo, cuando pregunto a mis alumnos "¿Por qué quieres saber inglés?", prácticamente ninguno contesta que le gustaría sumergirse en la lengua de Shakespeare para viajar, para entender los libros que leen, para ver películas sin subtítulos, para recorrer Escocia en bicicleta, para conocer a su media naranja en Wisconsin, para irse de voluntariado a un refugio de animales en Melbourne, para entender el acento irlandés de su familia política; en otras palabras, para usarlo, para que desempeñe un papel diario en sus vidas.

No quiero dar a entender que hay que ser un aventurero para tener que aprender un idioma, pero de ahí es de donde me gustaría dar respuesta a cuestiones del tipo "No entiendo por qué después de diez años estudiando inglés en el colegio no sé decir nada" o "Me saqué un C1 hace quince años, pero se me ha olvidado todo".

Planteaos para qué vais a usar el inglés (o cualquier otro idioma) en vuestras vidas, si para conseguir un titulito o para cambiar vuestra visión mental y lingüística para siempre. Ambas opciones son perfectamente válidas y ambos objetivos se pueden cumplir en mis clases, pero el viaje será muy distinto dependiendo de qué camino elegís.

Temas
© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros