El verano no solo es una época para descansar, sino también para disfrutar de uno mismo.

Todos necesitamos un descanso. Niños, padres y profesores, alejados de las aulas y los deberes. Es tiempo para los placeres que nos vemos obligados a abandonar durante el curso, pero que son igualmente necesarios para un aprendizaje más completo. Pintar, modelar, diseñar, cocinar, hacer fotografías, jugar, aprender un baile, un idioma, leer...son partes importantes de la educación, y nos ayudan a mantenernos activos y alejados del estres.

Podemos encontrar formas de reforzar y consolidar los contenidos del curso mediante actividades como escribir un diario o un cuaderno de viaje para mejorar la expesión y la ortografía, actividades manuales para mejorar la psicomotricidad y poner en práctica la creatividad, visualizar documentales, aprender un nuevo deporte...

Pero sobre todo, lo mas importante es disfrutar de uno mismo para poder retomar el nuevo curso con fuerza, energía y nuevas experiencias que compartir.

© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros