Cada alumno es un mundo! La experiencia docente te enseña que es mucho más que un simple eslogan.

Muchos hemos oído la frase "cada alumno es un mundo", utilizada en ocasiones como eslogan publicitario en el ámbito de la enseñanza. Sin embargo, la experiencia docente te enseña que es mucho más que un simple eslogan, es una realidad que determinará el éxito o el fracaso del proceso de aprendizaje. No existe el método perfecto que englobe la diversidad de realidades necesidades y capacidades que se presentan en el aula, solo existen métodos que se amoldan con mayor o menor acierto a las necesidades individuales del alumnado. Cada alumno tiene objetivos, necesidades, cualidades e intereses diferentes que como profesores debemos ser capaces de identificar y atender adaptando nuestro método de enseñanza a cada realidad. Solo de esta manera el alumno se verá motivado y experimentará las emociones necesarias que le llevan a involucrarse y a tomar las riendas de su propio proceso de aprendizaje. Si como profesores conseguimos que nuestro método y sus contenidos sean significativos para el alumno, entonces y solo entonces el éxito del proceso de aprendizaje estará asegurado. Pero, ¿Cómo conseguir que el alumno se involucre y tome las riendas de su propio aprendizaje?. En primer lugar, es importante que el alumno vea una utilidad en todo lo que se hace en el aula y que los contenidos sean significativos para él, es decir, que se adapten a sus expectativas e intereses personales. En segundo lugar, debemos crear un espacio (digital o físico) fuera del aula que permita al alumno participar en su propio proceso de aprendizaje de forma activa. En definitiva la labor docente debe centrarse en crear un contexto cuyo beneficario principal sea el alumno.

Temas
© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros