Dislexia. Cuando las letras no tienen sentido.

Publicado por Mónica

Hoy en día se oye mucho hablar del término dislexia, pero ¿Qué es realmente la dislexia?

La dislexia es una dificultad del lenguaje que conlleva problemas de lectura y la adquisición de la misma. Tiene un origen neurobiológico y se manifiesta en el aprendizaje de la lecto-escritura, la ortografía y la decodificación de números y letras el lenguaje.

Estas personas tienen un coeficiente intelectual normal y ausencia de desórdenes cognitivos o emocionales severos, pero presentan una gran complejidad a la hora de leer o escribir.

Actualmente, afecta a un 10% o un 15% de la población adulta y escolar. Por ello, no es de extrañar que en un aula e 25 alumnos, al menos uno de ellos presente esta dificultad. Afecta tanto a niños como niñas, sin embargo, se ha observado que los chicos son más predisponentes a padecerlo. Esto puede tener su causa en que las chicas tienen un mayor desarrollo en el área el lenguaje.

No obstante la dislexia no tiene por qué limitar a un niño. Con un poco de ayuda y trabajo constante, un niño con dislexia puede aprender a leer y a escribir con total normalidad.

 

Cómo aprendemos a leer y escribir

Inicialmente empezamos a aprender cómo cada sonido del lenguaje forma palabras. Desde que nacemos escuchamos una gran variedad de palabras compuestas por fonemas. A medida que vamos creciendo vamos relacionando cada sonido o fonema con las letras del abecedario, por ejemplo la letra N suena como ene.

Más tarde comenzamos a combinar estos sonidos para crear palabras. Si N lo combinamos con E, tenemos NE y podemos formar la palabra NENE.

Existen varios métodos de lectoescritura.

  • Método silábico. Este es el anteriormente expuesto y el más común. El niño aprenderá inicialmente el abecedario y las vocales y posteriormente a combinar silabas y a aprender como tienen el sonido
  • Método global. Es un método memorístico de letras y sonidos. El niño mira la palabra y la asocia a una imagen. Por ejemplo si lee VACA visualiza el animal. Por esto en el aprendizaje de las letras se suele acompañar de una imagen.
  • Método mixto. Consiste en combinar el silábico y el global, es uno de los enfoques más completos para que el niño aprenda a leer y escribir.

Para los chicos con dislexia este proceso se complejiza pues les cuesta recordar palabras sencillas y se confunden en la ordenación e las letras y sílabas. Alunas veces tienen que repetir en voz alta palabras que son más largas.

Manifiestan un gran problema para procesar leras y sonidos, por lo que hace que sea difícil separar los fonemas de la palabra y conectarlos con las letras que la componen.

En la escritura hay dos rutas para la decodificación de una palabra.

  • El léxico visual: La que utilizamos para palabras conocidas, identificamos la palabra sin leerla completamente: está en nuestra memoria grabada. Por ejemplo COCHE.
  • El léxico fonológico. Para palabras que son nuevas utilizamos esta vía mediante la división de la palabra en sonidos, de ahí es interpretada y almacenada en el léxico visual. Por ejemplo ESTETOSCOPIO.

Las personas disléxicas tienen la ruta fonológica alterada porque el problema está en la relación de letras y sonido.

 

Soluciones

    Con la ayuda adecuada y la constancia estos niños aprenden a leer a escribir eficazmente, por lo tanto centrémonos en brindarles lo que necesitan y adaptarnos a sus necesidades.

Diagnóstico. En primer lugar es importante un diagnóstico precoz para empezar a trabajar lo más tempranamente posible con ellos. Algunos de los indicadores que nos pueden avisar de la dislexia son:

      • Sustituciones, omisiones, inversiones o adiciones de letras o sílabas.
      • Faltas de ortografía.
      • Falta de comprensión de lo que lee.
      • Dificultad para escribir, especialmente en el trazado de las letras.
      • Confunde las letras y sustituye las sílabas por otras.
      • Tienen dificultades para distinguir la izquierda de la derecha.

-Tratamiento personalizado. El tratamiento de la dislexia debe ser personalizado y adaptado a la edad y síntomas. La manera de superar la dislexia consiste básicamente en aprender a leer y escribir de nuevo, adaptando el ritmo de aprendizaje a las capacidades del niño.

-Apoyo emocional. Debemos hacerle saber que no es diferente de los demás simplemente que necesita un poco más de ayuda y trabajo. Centrémonos en sus virtudes y realcemos sus puntos positivos de manera que vayamos trabajando en su autoestima y su motivación.

-En el aula. Como docentes nuestra función es crear un clima de bienestar en clase adaptándonos a las necesidades que requiere nuestro alumnado. Por ello debemos motivarle, trabajar con él con compromiso y esfuerzo y demostrándole lo que puede llegar a conseguir. Mediante el trabajo individual y cooperativo con sus compañeros que son fundamentales para desarrollar esta labor.

-En casa. Los padres deben tener presente en todo momento que su hijo no es tonto ni vago, simplemente tienen un proceso de aprendizaje más complejo que puede arreglarse con la adecuada ayuda profesional. El apoyo familiar es fundamental en el tratamiento de la dislexia esta afección, la motivación en casa es imprescindible, así como el alentarlos a desarrollar otras actividades que les proporcionen confianza en sí mismos, como deportes o hobbies.

 

"Dislexia no es una clasificación que signifique que no puedes hacer nada. Es una oportunidad y una posibilidad de aprender de manera diferente. Ustedes tienen cerebros mágicos que solo procesan de manera diferente. No creas que esto te va a limitar". Beatriz Mountbatten.

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo

Mónica

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros