Gran alivio: Camino encarrilado, alumna que se inicia en el francés

Un día, cuando estudiaba en la facultad, el profesor de filología románica nos preguntó, si nos acordábamos de como nos habían enseñado el francés. Todas (porque estudié en un grupo de mujeres) contestamos de manera unánime que no. Y es cierto. Cuando intentamos volver la vista atrás, nos encontramos con una especie de niebla que nos impide ver.

Esta pregunta volvió a tomar fuerza, en el momento que una madre me llamó para que le diese clases de francés a su hija de sexto de primaria. Su idea es matricularla en un centro bilingüe; cuanto antes se familiarice con el francés mejor.

¿Por dónde empiezo? Me pregunté con angustia. Ante esta disyuntiva no valen de nada los títulos. Lo que si sabía cierto, era que no podía empezar como hicieron conmigo. En una experiencia anterior lo intenté y fue un adesastre. De modo que al igual que los caballeros Jedays me dije "que la fuerza te acompañe" y empecé por las formas de saludo y cortesía. Cuando acabé la clase salí con la sensación de haber sido "un peñazo", pero ví claro cuál era el camino a seguir. Ayer ví sus frutos.

Estamos tan obsesionados por querer hacer las clases agradables, un juego, que nos olvidamos que el aprendizaje tiene tambien su parte de esfuerzo. Sin llegar al extremo de prometer sangre, sudor y lágrimas, convendría mentalizar a los chavales de que cuando hacemos frente a algo nuevo, siempre podemos encontrar algún concepto, alguna palabra o sonido que se nos atragante. Después, pasado ese primer atragantón podemos descubrir algo nuevo y apasionante. Eso es lo que me gustaría para esta nueva alumna. Sin embargo sé que tengo que conformarme con el día a día. Y ya fue bastante que me preguntase por qué en una pregunta el sujeto estaba cambiado de sitio y en otra el orden era el normal. Para un tercer día no está mal. Por tanto muchas gracias a esa alumna por su paciencia, y espero que encuentre en el francés lo que en mi día encontré yo.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros