Principios fundamentales del Canto y la Voz

Trabajo en torno a los 4 principios fundamentales de la voz:

1- Respiración: Reconocer y aplicar este mecanismo básico del cuerpo como una acción autónoma e involuntaria controlada por el diafragma y los músculos intercostales de manera aeróbica. Diferenciarla de la respiración consciente que es sonora, alta y tensa, en la cual el diafragma no recibe estímulo y por ende los pulmones manejan la acción. Al no recibir estímulo el diafragma, éste no se distiende abriéndose hacia abajo, por ende el resultado de la respiración es alto (hacia las clavículas).


Esto se logra con ejercicios físicos de carácter inductivo, en el cual debemos aprender a reconocer las reacciones espontáneas y correctas del cuerpo y recordarlas a través de las sensaciones que nos causan, para luego poder replicarlas



I. Respiración Clavicular o alta: tensa, artificial, ineficiente



II. Respiración Abdominal baja: favorece la distensión del diafragma para generar la reincorporación del aire



III. Respiración Costo-abdominal. Respiración ligeramente menos baja que la anterior, en la cual las costillas se expanden en todas las direcciones, favoreciendo una distensión plena del diafragma.




a) Apoyo: Dosificación del flujo de aire exhalado, lograda por un recogimiento controlado del diafragma, evitando que el aire salga descontrolado y/o muy bruscamente. Este proceso es fundamental debido a que tal cual los dedos tocan las cuerdas de una guitarra, el aire es quien toca nuestras cuerdas y las hace sonar, por ende debemos tener control sobre nuestro flujo de aire para poder tener una emisión fonatoria estable. Cuando hablamos, este proceso ocurre de manera natural, juntándose las cuerdas para producir la voz; sin embargo al respirar, las cuerdas se separan para permitir el ingreso de aire. Lamentablemente nuestro cuerpo no suele reconocer el canto como una acción fisiológica necesaria, razón por la cual exhala el aire en vez de dosificarlo, impidiendo a las cuerdas juntarse de manera eficiente, produciendo así un sonido muy débil y un fiato muy corto de voz. Para lograr mantener el diafragma expandido y que se genere resistencia a la salida de aire en lugar de simplemente curvarse para expulsarlo, es necesario recoger la parte baja del abdomen; esto con el fin de que la resistencia del diafragma sea blanda y elástica. En resumen el acto de apoyar no es empujar, sino sostener y no se debe aplicar poniendo rígida la parte alta del abdomen o hundiéndolo entero, sino recogiendo desde abajo sin fuerza y manteniendo expandido en la zona alta de éste (bajo el cartílago xifoides), que es donde se percibe el diafragma al inhalar. Si bien este principio mantiene su mecánica durante todo el acto de cantar, tiene sutiles variantes según diversas circunstancias, por ejemplo, si se emiten notas altas, la presión de aire debe ser cada vez más alta y el caudal de aire (cantidad) debe ser cada vez menor. Siendo en las notas bajas el caso contrario (cada vez menor presión y cada vez más caudal mucho caudal). Esto se debe a que al hacer notas bajas, las cuerdas vibran más lento, pero su oscilación es más grande, por el contrario, al emitir notas altas, las cuerdas vibran mucho más rápido y su oscilación es cada vez menos perceptible.


b) Colapso: Inhalación automática, abrupta, involuntaria e insonora del aire. Cada vez después de ejercer la acción de apoyar habiendo recogido el abdomen bajo, este debe soltarse completamente causando la reincorporación del aire de manera autónoma e involuntaria, sin generar fricciones ni oclusiones glotales (jadeos o ruidos de garganta al reincorporarse el aire).


2- Fonación: Es la acción de emitir voz que se produce cuando el aire proveniente de los pulmones hace contacto con las cuerdas vocales, haciéndolas vibrar. Las cuerdas vocales están compuestas por 4 capas de tejidos, siendo la mucosa, el tejido más superficial, la encargada de producir la voz, al hacer contacto entre cuerdas. Al fonar sólo deberíamos hacer contacto de mucosa con mucosa y no aproximar más las cuerdas, ya que esto nos genera una fonación ineficiente, nos fatiga mucho más rápido, acelerando la reducción de la mucosa y generando irritación cordal. Las Cuerdas Vocales son controladas por 2 pares de cartílagos llamados atenoides y cricoides, los cuales se encargan de acercarlas para fonar y separarlas para respirar, pero también de estirarlas para dar notas altas o distenderlas para dar notas bajas. Debemos evitar fricciones u oclusiones cordales. La mucosa es en palabras simples el combustible de nuestra voz y mientras mejor sea nuestra emisión fonatoria, más tiempo se preservará en buen estado la mucosa. Es normal que ésta se desgaste, pero durante el sueño profundo el cuerpo la restablece a través de mecanismos endocrinos.



I.- Oclusión glotal. Choque directo entre las cuerdas vocales que suele ocurrir antes de emitir una vocal. Este problema es mucho más habitual en el canto que en el habla.


II.- Fonación con hiato o fricción cordal: Deficiencia fonatoria provocada por una descoordinación del diafragma y los cartílagos que controlan las cuerdas vocales. Para respirar nuestras cuerdas deben estar separadas de sus extremos posteriores y para fonar, estos cartílagos las unen. En la fonación con hiato, las cuerdas no suelen estar unidas en su parte posterior, ejerciendo una acción híbrida entre exhalar y fonar. Este problema es habitual en el habla de personas con diversos trastornos psicomotrices psicológicos y en un muy menor porcentaje fisiológicos.


III.- Fonación saludable: rose de mucosa con mucosa que genera la emisión vocal, sin ninguna interrupción ni aproximación en su ejecución.


A) Colchón de aire: expulsión residual de aire que no es usada para producir fonación, la cual nos ayuda a evitar contactos cordales indeseados, optimizando la duración de la mucosa, favoreciendo también en parte a mantener correcta colocación y una conformación completa de la resonancia. No debe confundirse con la emisión con hiato, que es una disfunción fonatoria. El colchón de aire debe aplicarse con apoyo y otras técnicas de emisión vocal.


b) Colocación laríngea: Es muy habitual que al tratar de hacer notas altas sin saber cantar, nuestra laringe comience a tensarse y a subir, generando un sonido deficiente y causándonos dolor. Sin embargo, para alcanzar notas altas, las cuerdas solamente debiesen estirarse hacia atrás gracias a los cartílagos mencionados, y no hacer movimientos laríngeos hacia arriba o hacia abajo, los cuales sólo deberían ocurrir al tragar, bostezar o acciones similares. Cabe destacar que la posición saludable de la laringe es baja, pero no exagerada, ya que al subirla o bajarla mucho, la voz se emite con tensión.

3.- Resonancia: Al igual que en los instrumentos acústicos, nuestro cuerpo tiene cavidades de resonancia, que a diferencia del volúmen, el cual controla la potencia sonora a través de la.fuerza motriz que genera el sonido, la resonancia es un fenómeno posterior el cual ocurre dursnte la propagación sonora. La onda sonora al chocar con cuerpos sólidos, agitarlos y rebotar en reiteradas ocaciones (lo cual sólo ocurre en cavidades o cámaras) prolonga su propagación en el espacio y se amplifica a través de la agitación de los cuerpos con los cuales interceptó. Todas las cavidades óseas cercanas al aparato fonador pueden funcionar como resonadores, tales como la cabidad toráxica (parte superior), la cabidad faríngea y nazo-faríngea, el paladar duro, las fosas nazales y el cráneo. Para lograr una emisión eficiente y potente, debemos aprender a activar todos los resonadores y aplicarlos en todas nuestras notas habladas y cantadas (registro y tesitura vocal).

a) Impostación: Es la activación de los resonadores de conformación, los cuales son el resonador sobrenazal y los resonadores de la nuca, ubicados detrás de las orejas. Al activar estos resonadores, se pueden conectar todas las otras resonancias, logrando una potencia y calidad vocal óptimas.

4.- Dicción: a diferencia de la pronunciación, la dicción tiene relación con una articulación eficiénte mecanicamente de los sonidos, es decir, un a emisión nítida con el menor trabajo mandibular y muscular. Articular y modular demasiado genera tensión y no nos permite mantener una colocación laríngea saludable. Por otro lado, cada sonido vocal o consonante se desplaza naturalmente hacia distintos puntos de resonancia, por ejemplo una "ñ" suena nazal, una "m" sobrenazal, una "o" hacia el pecho, etc. Debemos aprender a que todoa nuestros sonidos tanto vovales como consonantes, no.entorpezcan la conformación de la resonancia, en simples palabras, que todos nuestros sonidos suenen en todos nuestros puntos de resonancia. Una articulación saludable es ejecutada más hacia adelante de la boca y mayormente con la lengua y la parte superior de los labios.

Estos 4 puntos se deben trabajar gradualmente, simultáneos y por separado, con ejercicios tanto inductivos como directos, para ir logrando la bella acción de cantar. Cabe destacar que la técnica vocal es la misma indistíntamente de lo que se cante y si se quierecantar cueca, pop, ópera, rock o demases, esl tiene relación con la estilística y los efectos vocales, lo cual no se puede trabajar sin una base técnica sólida ya lograda o encaminada.

Las primeras 4 clases son mayormente de reconocimiento básico de estos mecanismos y no se canta. Dependiendo del avance del alumno, se comienza a vocalizar (ejercicios melódicos con la voz). El fin de los vocalizos es activar y estimular estos 4 puntos y no cansar la voz, por ende los vocalizos tradicionales que observamos en la mayoría de los profesores, no cumplen con este objetivo y generalmente sólo desarrollan la capacidad auditiva-vocal, pero no fortalecen el apoyo-colapso, la resonancia, una correcta fonación y dicción, sino que causan fatiga vocal y frustración en los alumnos. El objetivo es que la voz no se canse y trabaje lo menos posible, ya que no es ésta por si sola la que produce el canto.

Al comienzo de las clases se hace un diagnóstico del alumno, observando su capacidad auditiva (afinación), su emisión fonatoria hablada, su respiración y su tesitura
vocal aproximada (tipo de voz), para ir dirigiendo su voz según sea tenor, barítono o bajo en caso de que sea hombre, o soprano, mezzo o contralto si es mujer. También se puede trabajar el falsete en caso de hombres que quieran ser contratenores y tengan facilidad para ello. Por otro lado, existen casos aislados de hombres con registros naturales ubicados en rangos femeninos, debido a alguna alteración en el desarrollo hormonal de la cavidad laringo-faríngea. De igual manera puedo trabajar con estos casos sin inconveniente, puesto que cuento con la preparación y la experiencia para hacerlo.

Temas
© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros