Reglas ortográficas: los acentos en español

El estudio de la ortografía es un peldaño importante en el ascenso al aprendizaje del español.

Una frase bien escrita es tan relevante como su contenido. Las palabras poseen una musicalidad particular y las sílabas donde recae esa fuerza expresiva, se llaman tónicas. El resto se denominan sílabas átonas. Según la posición donde recae la sílaba tónica, las palabras pueden ser: agudas, llanas, esdrújulas y sobresdrújulas.

Hoy, a modo de cuento, les traigo un pequeño escrito mío acerca de los acentos.

¡Que lo disfrutéis!

Lluvia de acentos

En un día de intenso frío ortográfico, decidió la lluvia de acentos perseguir a algunas simpáticas palabras.

Nogal, ajedrez, alud se salvaron de las aguacero, pero no tuvieron la misma suerte aquellas agudas con ilusión en las miradas que buscaban afanosas las estrellas. Así canción, mamá y anís se resfriaron pero no dejaron de componer un blues.

Gran dilema fue para las llanas, porque algunas con sus hiatos confundieron al diluvio. ¡Día, transeúnte y búho no deberían salir sin paraguas! Porque a pesar de escabullirse y maquillarse de vocales, la lluvia las reconoció de inmediato. Astucia sale feliz y queda siempre seca, sin disfrazarse.

Las pobres esdrújulas saben que un chaparrón siempre les cae. Una libélula voló de las páginas climatológicas de un periódico sureño pero finalmente se empapó.

Por último, las palabras más pequeñas que son el desafío del escritor, se quedan haciendo rondas y ellas sí que pueden ver al sol. Pero hay algunas muy graciosas que te invitan a tomar el té y dicen siempre:” el pastel más grande es para mí, no para ti”. Y yo doy fe de su sinceridad porque las vi.

Carmela Viñas

© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros