Deberes sí vs Deberes no. Una aportación al debate.

Como bien saben todos aquellos que se dedican a la enseñanza en los últimos tiempos se ha abierto un nuevo debate. Se discute la conveniencia de suprimir los deberes en la escuela. Esta postura tiene el apoyo de muchos padres en la comunidad educativa. Se hace urgente evaluar las consecuencias de la aplicación de esta medida ya que sus efectos pueden ser devastadores. En este post aportaré mi personal opinión y, ojalá, también mi granito de arena.

Como en cualquier arte, deporte, oficio, etcétera la práctica en el aprendizaje de las habilidades es ineludible a la hora de lograr la excelencia. Naturalmente los estudios y el dominio de una asignatura no son ajenos a este axioma. Dominar cualquier contenido requiere práctica y por lo tanto deberes.

A partir de esa premisa elaboraré lo que yo creo puede ser una solución a ese problema. La realidad actual es que combinando las horas de clase, las horas para hacer los deberes y las horas empleadas en la práctica de actividades tales como el aprendizaje de un instrumento, las práctica de un determinado deporte, etcétera nos encontramos con qué un niño o adolescente tiene menos tiempo para sí mismo que un adulto. Por lo general un adulto hace sus 8 horas de trabajo y se va a su casa. Puede ponerse la tele, practicar algún deporte, ir al bar o cumplir alguna de sus obligaciones también. Al mismo tiempo nos encontramos con que en la práctica un niño no puede hacer lo que tiene que hacer un niño, es decir, jugar libremente la que tras un buen número de horas en clase tiene que hacer deberes.

Por lo tanto nos enfrentamos con esta disyuntiva: dejar que el niño o adolescente tenga tiempo para jugar o desarrollar otras facetas distintas de sus estudios o llenar la mayor parte de su tiempo de vida con actividades ajenas a lo anterior.

La pregunta que yo me hago es la siguiente, ¿es realmente necesario suprimir los deberes para que el niño o adolescente tenga tiempo para otras actividades que también son básicas en su desarrollo? Mi respuesta es un rotundo NO. Los planes de estudio están llenos de contenidos duplicados. Se quiere abarcar mucho sin ni siquiera consolidar lo que se ha enseñado previamente. Se pretende que los chavales aprendan absolutamente de todo mientras que el frustrante resultado es que al final no aprenden de nada. Tienen demasiadas asignaturas y pasan demasiadas horas en este empeño. ¿No sería mucho más efectivo y productivo reducir el número de materias para poder estudiarlas en mayor profundidad? El conocimiento sería verdadero y los conceptos estarían mucho más asentados. Para lograr el objetivo de que los chavales practiquen y alcancen la excelencia en todo lo que estudian sin que esto repercutiera en ese tiempo preciado para jugar (asumo que estamos de acuerdo en ello) la práctica, es decir, los deberes deberían circunscribirse al tiempo que los chavales pasan en la escuela. De ese modo, la esfera de su tiempo de trabajo, es decir, la escuela y la esfera de su tiempo de ocio estarían igual de separados que los de cualquier trabajador. No sería diferente de lo que hacen sus padres. Lo que habría que hacer un resumen es reestructurar el tiempo. menos materias, más estudio en profundidad y una reestructuración del tiempo.

Esta es mi pequeña aportación al debate y estaría encantado de qué este artículo sirva para abrir una discursion productiva.

Temas
© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros