Traducir en la enseñanza y aprendizaje de idiomas: ventajas y desventajas

Leonardo

Publicado por Leonardo

Hay muchos profesores y estudiantes que piensan que la traducción debe descartarse en la clase de idiomas o, por lo menos, reducirla al mínimo considerando el nivel de los alumnos. Otros, en cambio, hacen de ella su herramienta principal. Ante estas opiniones enfrentadas podemos preguntarnos cuáles son las ventajas y las desventajas de utilizar la traducción como un método para enseñar y aprender un nuevo idioma. 

Empecemos por las ventajas. En muchos momentos la traducción puede significar:

a. Un mejor uso del tiempo.

Puede suceder que a veces estamos explicando alguna palabra o estructura y hay algún término que el alumno no entiende. En este momento la traducción puede ser un recurso muy eficiente. Por ejemplo: Para enseñar vocabulario muy concreto sobre lugares (quiosco, plaza, biblioteca…), cosas (lápiz, bolígrafo, mesa…), comida (carne, pan, vegetales…), etc. 

b. Una buena solución para aclarar el significado de una palabra o frase.

En ocasiones estamos explicando alguna frase o palabra y el alumno, aunque tiene alguna noción de lo que estamos diciendo, no termina de entender. 

Se da el caso de refranes que son casi idénticos en español y en inglés, pero presentan alguna variación, de modo que puede ser más útil traducirlos. Por ejemplo: «Perro ladrador, poco mordedor»: «Barking dogs never bite».

c. Una adaptación al modo de aprendizaje del alumno.

Hay muchas personas que han aprendido otra lengua a través del uso de la traducción. Si ese es el caso de nuestro alumno, utilizar en exceso la explicación en vez de la traducción puede hacer que el alumno se moleste o pierda la motivación. De ahí la importancia de conocer bien el modo de aprendizaje de nuestro estudiante.

d. Una manera de comprobar si el alumno ha entendido.

Si dominamos la lengua materna de nuestro alumno, podemos pedirle que nos explique en su lengua lo que ha aprendido.

Por ejemplo:

Profesor/a: ¿Cómo se dice «tengo veinticinco años» en inglés?

Alumno/a:  «I´m twenty years old».

 

Pasemos ahora a ver las posibles desventajas que tiene el uso de la traducción:

a. Acostumbrar al alumno a buscar un equivalente exacto.

Debido a diferencias de cultura y de la estructura de los idiomas, hay términos que no tienen una traducción exacta, de modo que buscar su traducción puede llevar a errores en el significado. Es posible que el término no exista en el idioma del alumno. Por ejemplo: «anteayer»: «The day before yesterday», o bien que una palabra corresponda a varios términos en el otro idioma. Por ejemplo: «glass»: «vaso», «copa», «cristal».

b. Acabar en la costumbre de traducirlo todo. Esto llevaría a que, con el tiempo, los alumnos no presten atención a las explicaciones, ya que es más cómodo traducir que explicar.

c. Un olvido más rápido de las palabras, puesto que estas no se aprenden en contexto. 

d. Hacer que el aprendizaje de la lengua meta sea más costoso, ya que el alumno deberá buscar las palabras en su lengua, y luego, traducirlas. 

Vistas estas ventajas y desventajas, podemos concluir que no hay unos límites rígidos en el uso de la traducción. Esta, utilizada correctamente, puede convertirse en una valiosa herramienta para enseñar y aprender la nueva lengua. Sin embargo, si se abusa de ella, puede dificultar mucho el logro de nuestro objetivo. 

 

Referencia bibliográfica:

Encina Alonso, ¿Cómo ser profesor/a y querer seguir siéndolo?. Madrid: Edelsa Grupo Didascalia, 1994. 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo
Leonardo

Leonardo Reyes ver perfil

Profesor en Tusclasesparticulares

Imparte clases de filosofía, Español para extranjeros y Lengua Castellana y Literatura

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros