La vida de un universitario como profesor de guitarra

La guitarra lleva estando conmigo desde que tenía 10 años. Desde ese momento me ha dado mil cosas buenas, entre ellas podríamos decir que me ha dado la oportunidad de tocar en distintos lugares de España, conocer bandas y hacer amigos que se quedarán para siempre, crear mis propias canciones y desestresarme cuando necesitaba depurarme como persona.

Me llamo Miguel, soy un estudiante de segundo grado y también soy profesor de guitarra.

Ahora, la guitarra, aparte de darme tantos buenos momentos, también ha conseguido darme dinero y que pueda gastarmelo ayudando a mis padres a desamortizar mis gastos.

Dar clases de guitarra la verdad que es una de las mejores sensaciones del mundo, he tenido alumnos desde los 7 a los 53 años y todos ellos me han dado lecciones de vida.

Gracias a dar clases, puedo seguir aprendiendo con ellos, seguir ilusionandome como lo hacía la primera vez que conseguía hacer una canción de principio a fin, mi primer solo, mi primer concierto, mis primera canción hecha por mi mismo, mi primer arpegio...

La cosa está en que esta vez no soy yo el que hace todo por primera vez, sino mis alumnos, y la verdad es que me siento como si fuera yo el que lo hiciera porque es la misma sensación de alegría y desarrollo.

Con las clases de guitarra, aparte de ganar dinero, he acabado conociendo a muchisíma gente interesante, además de haber encontrado sitios por valencia que nunca habría encontrado si no me hubiera desplazado. Además, gracias a dar clases, consigo estar al día de lo que tengo que saber y no perder la técnica que tanto me ha costado ganar en estos casi diez años que llevo tocando la guitarra.

© 2007 - 2020 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros