Criterios pedagógicos y objetivos educativos del primer curso de iniciación a la flauta travesera

La estructuración actual del sistema educativo considera las enseñanzas musicales como enseñanzas de régimen especial, entendiendo que los procesos a través de los cuales se aprende dependen mucho más de cada alumno/a concreto/a que de la materia específica que se está aprendiendo.

Empieza a dar clases particulares

La teoría psicológica del constructivismo, una de las fuentes en las que se basa el currículum actual, sostiene que aprender es construir conocimiento y que éste no se adquiere sólo por transmisión proveniente de libros, profesores/as, partituras o audiciones (en el caso de la música).

Las personas somos diferentes y por eso se debe entender la función de la enseñanza como una ayuda a este proceso que, básicamente, hace el/a alumno/a en su interior. Además, es imprescindible saber primero qué conocimientos previos tiene.

El aprendizaje significativo, concepto básico en la concepción constructivista, insiste en la imprescindible conexión de los nuevos conocimientos sobre los preexistentes, que el/la alumno/a ha aportado al curso, ciclo o actividad a realizar. Por eso es necesaria una cuidada planificación adaptada a las características individuales de cada uno/a.

Cómo empezar a dar clases de cualquier instrumento
Las personas que saben tocar algún instrumento o que han estudiado música saben que transmitir ese conocimiento es algo muy útil y...

Desde el primer momento del aprendizaje se deben comenzar a perfilar la mayoría de las actividades que se desarrollarán en niveles más avanzados. La diferencia de los objetivos en cada curso y en cada grado vendrá dada por el nivel de madurez y de competencia conseguidos. Es importante recalcar que estos objetivos pueden ser adaptados en todo momento en atención a la diversidad del alumnado.

En el caso concreto del primer curso de iniciación a la flauta travesera, mi propuesta de objetivos sería la siguiente:

  1. Adquirir los primeros conocimientos teóricos básicos sobre el instrumento.
  2. Tener consciencia del proceso respiratorio en general y durante la interpretación.
  3. Adquirir una posición del cuerpo y de las manos efectiva en relación al instrumento.
  4. Consolidar la embocadura necesaria para interpretar el repertorio propuesto.
  5. Obtener el sonido con seguridad para permitir su posterior desarrollo.
  6. Consolidar las bases para una buena afinación.
  7. Tocar de manera ajustada los ritmos propuestos.
  8. Articular de manera clara.
  9. Conocer las digitaciones necesarias para el repertorio propuesto.
  10. Agilizar y coordinar los dedos.
  11. Conocer e interpretar las dinámicas.
  12. Trabajar la improvisación.
  13. Desarrollar y practicar la memoria musical.
  14. Leer y tocar a primera vista.
  15. Trabajar el repertorio de diferentes estilos dentro del nivel propuesto.
  16. Trabajar repertorio con acompañamiento.
  17. Integrar buenos hábitos interpretativos y de estudio.

© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros