• Cómo dar una clase de baile con éxito

De bailarín a profesor de baile paso a paso

Los buenos bailarines que además saben transmitir su forma de expresarse valen muchísimo. Si el baile te apasiona y quieres dedicarte por completo a él, ser profesor es una de las mejores salidas profesionales. 

Puedes dedicarte a dar clases de baile por completo y vivir de ello si tienes la dedicación necesaria. Muchos quieren hacerlo pero están un poco perdidos, por eso te damos algunos consejos que seguro que te servirán. 

Requisitos para ser profesor de danza 

 

No existe ningún tipo de requisitos para ser profesor de baile a nivel particular ni para muchas academias. Todo depende de lo que demande el alumno y del nivel que éste quiera tener. Hay varias formas de convertirse en profesor de baile:

  • De formación autodidacta o informal: muchos bailarines aprenden a bailar de otros bailarines. En locales de baile o en la calle, la formación en grupo y la práctica autodidacta es igual de válida que otras. Aunque puede que cree lagunas en el bailarín pero se pueden alcanzar algunas habilidades que otros no tienen. 
  • Estudiando en academias: es una de las formas más comunes. La mayoría de los profesores llegar por este camino. Se apuntan a una academia de baile y allí aprenden a bailar hasta que se ven con la seguridad necesaria para convertirse en maestro. Quizás no puedan llegar ser un bailarín profesional pero sí que pueden enseñar a un gran nivel.
  • Estudiando en un conservatorio de danza: es la forma más profesional de enseñar danza y los profesores que tienen esta formación es la más completa. Quizás para alguien que quiere aprender de una forma más informal no sea necesario, pero sin duda puede aportar mucho más que cualquier otro al aprendizaje. 

Tenga la formación que tenga un consejo para bailarínes que queira ser profesores es mejorar la técnica y saber cómo enseñarla. Un profesor tiene que dar una serie de herramientas para que luego el alumno se sepa expresar en forma de danza. 

 

 

¿Qué tipo de danza enseñas?

 

Puede que seas un bailarín completo y domine varios tipos de bailes, pero si vas a empezar a dar clases lo mejor que puedes hacer es empezar por solo un estilo. Céntrate en el que mejor se te de o aquel que pienses que mejor puedes enseñar. 

  • Bailes de salón (Cha-cha-cha, merengue, paso doble, salsa, mambo, tango)
  • Claqué
  • Danza árabe
  • Danza clásica
  • Danza lírica
  • Hip-Hop
  • Funk
  • Rock and Roll
  • Samba
  • Bachata
  • Flamenco

Lo importante es que sepas la manera en la que dar clases, que encuentres un método para enseñar cualquiera de los estilos que quieras. No tienen porqué ser los que están en la lista, hay muchos más y a veces cuanto más exóticos más éxito tienen. 

 

¿Cómo encontrar alumnos?

 

Es una de las preguntas más frecuentes por los profesores que están empezando y también por los que llevan un tiempo y necesitan dar más clases. Los profesores de baile suelen tener cierta fama donde dan clase y hay tres formas de conseguirla:

  • Por recomendaciones: una vez que tenemos alumnos, estos suelen correr la voz si están contentos. Pero primero tenemos que decirle a todo el mundo que damos clase de baile y probablemente nuestros amigos y conocidos nos ayuden a extender la voz. 
  • Por anuncios clásicos: puedes llenar la zona en la que vives o das clase de carteles. Intenta ser original y llamar la atención y probablemente algún alumno te llegue. 
  • Por internet: hoy en día lo primero que suele hacer la gente es buscar en internet si no conocen a nadie que den clases de baile. Intenta ser el primero en buscadores y para eso lo mejor es que te registres en plataformas como Tusclasesparticulares.

Regístrate como profe de baile

 

¿Cómo preparar una clase de baile? 

 

Una de las cosas que más le cuesta a los profesores primerizos es preparar una clase. Saber por dónde empezar es una de las cosas más difícil, una vez que conoces al alumno y aprendes sus fortalezas y debilidades las cosas fluyen mucho más, pero ¿cómo llegamos hasta ahí?.

 

Evaluación previa

 

Antes de nada tenemos que realizar una entrevista previa con nuestro alumno y preguntarle lo que quiere conseguir con las clases de danza, ahí sabremos qué tipo de alumno es y qué es lo que quiere.

  • Entretenimiento: hay gente que se apunta a baile como podría apuntarse a cualquier otra cosa. Personas que suelen tener tiempo libre y que no saben cómo ocuparlo, normalmente solo quieren divertirse y se toman las clases con la seriedad justa. Para estos alumnos lo importante es crear un sistema de aprendizaje divertido y ameno. 
  • Para hacer ejercicio: hay quien se apunta al gimnasio y hay quien se apunta a baile. Lo importante para estos alumnos es que las clases sean movidas, que se parezca más a una clase de zumba que a una clase de baile, intenta encontrar el equilibrio para tenerlos contentos.
  • Para competir: hay muchos estilos de baile que llevan a la competición. Muchas personas bailan con este propósito. No significa que lo quieran hacer de forma profesional, pero sí quieren llevar el baile a otro nivel un poco más intenso. Aquí tendrás que buscar el equilibrio entre tomárselo en en serio, pero no tanto como para causar estrés.
  • Profesional: alguien que empieza a bailar para convertirse en profesional es porque tiene las cosas muy claras. Es muy difícil vivir del baile, pero para nada imposible, se requieren bailarines en muchos entornos y si vas a enseñar a alguien en este nivel es importante que valores el nivel de implicación que esto requiere y si estás dispuesto a llevarlo a cabo. 
  • Para algo concreto: hay gente que quiere aprender para el baile de su boda, de su puesta de largo o para participar en una coreografía grupal. Es importante saber que aquí es el cliente el que manda, que aquí es él el que elige lo que quiere aprender y tú solo le proporcionarán la técnica que necesite. Intenta que este tipo de encargos sean divertidos para todos. 

 

 

Marca los objetivos y el camino

 

Las conversaciones previas a la clase son muy importantes. La clave para ser un buen profesor de baile o de cualquier materia que se imparta en los momentos de ocio es escuchar al alumno. Tenemos que saber sus objetivos y su nivel de compromiso. 

Si ni él lo sabe podemos encontrar los objetivos juntos. Habla con tu alumno sobre por qué se ha apuntado a clase de baile, por qué quiere quiere hacer ejercicio y que cosas le preocupan antes de empezar. 

Juntos podéis marcar unos objetivos, si tu primera clase es gratis puedes dedicar gran parte de esta a ello, si no lo es intenta quedar un poco antes de la primera clase para tener una charla. Una de las clave para ser un buen profesor es la empatía y hacer sentir al alumno que es escuchado y entendido por el profesor. 

 

¿Dónde dar clase?

 

Para dar clase de danza hace falta espacio, es algo que no se puede dar a domicilio a menos que el alumno tenga una casa grande donde poder hacer ruido. Por eso lo normal es alquilar alguna sala. 

Pero no te preocupes porque hay centros cívicos o gimnasios donde alquilar una sala una hora es realmente barato. Infórmate también en clubes sociales, ya que muchos de ellos por una cuota mensual te dan acceso a sus instalaciones deportivas y la opción de alquilar espacios por poco tiempo. 

Una de las soluciones más comunes para los profesores de baile que no quieren inflar mucho el precio de sus clases es reunir a varios alumnos con las mismas necesidades y niveles parecidos. Esto puede que enriquezca mucho más las clases y mientras sean grupos reducidos podrás seguir ofreciendo la misma calidad. 

Síguenos en
© 2007 - 2019 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros