Clases de baile: la guía completa

¿Te apetece empezar a bailar? En caso de que algún amigo te lo haya recomendado y has buscado información sobre el tema, seguro que te has sentido algo confuso. Sucede que en la actualidad hay un montón de escuelas de baile y danza, miles de estilos y profesionales. Pero si de verdad te apetece probar qué tal se te da mover los pies al ritmo de la música, ¡no te des por vencido! Para aclararte toda esa sensación de tener demasiadas cosas que pensar antes de dar el paso, ¡hemos preparado para ti una guía sobre aprender a bailar y clases de baile que puedes tomar!

Aprende a bailar aquí

¿Es lo mismo el baile que la danza?

Antes de nada, hay que tener clara una diferencia. Y es que muchas veces se confunde la danza con el baile. No obstante, aunque parezcan sinónimos, hay quienes separan los conceptos, puesto que un pequeño matiz cambia por entero su significado. Es decir:

  • Lasclases de baile se conciben como una afición lúdica, como un pasatiempo. Sirven para desconectar e incluso conocer a gente nueva. Por supuesto, aprenderás los pasos concretos de un estilo y te acabarás desenvolviendo con soltura y gracia.

  • La danza, por otro lado, es un concepto mucho más estricto en el sentido que requiere de dedicación. Se suele contemplar como danza el ballet o la danza contemporánea, modalidades que piden un esfuerzo y compromiso más elevado que las clases de baile a las que asistes para aprender y divertirte.

Por tanto, la diferencia principal reside en el compromiso que se espera de tu parte. ¿Tan solo quieres ir a clases de baile para pasarlo bien y tenerlas como una afición? Entonces no te decantes por el ballet u otros estilos que van a requerir mucho más esfuerzo para dar los pasos correctos. Por el contrario, puede que precisas unas clases de baile porque has decidido que te quieres dedicar a ello de manera profesional. Si es el caso, entonces no dudes en encontrar centros de danza en los que puedas aprender a bailar el estilo que más te convenga de manera profesional.

El baile es beneficioso para la salud

Como bien seguramente sabes, mover el cuerpo aporta bastantes ventajas para tu bienestar. La principal, y es por eso que muchas personas adoran las clases de baile, es que haciendo este tipo de ejercicio se segregan endorfinas. Esto sucede puesto que el movimiento propicia la aparición de estas hormonas. ¿Te suena su nombre? Pues sí, son las conocidas como hormonas de la felicidad. Por ello, con la actividad que proporciona el baile, te sientes más feliz y relajado. Porque, además, las clases de baile te sacan de tu rutina, reduciendo el estrés. Por tanto, tienen enormes beneficios para la salud que todo el mundo puede disfrutar.

¿Buscas el mejor plan para después de estudiar o trabajar? Sigue leyendo
¿Te aburres en el gimnasio?, ¿quieres despejar tu mente después de una larga jornada?, ¿quieres tomar clases de danzapero te da mi...

Clases de baile aptas para todos

Y sí, repetimos: todo el mundo puede disfrutar del baile. Porque seguro que te has encontrado pensando alguna vez que bailar no es para adultos, que tan solo los niños pueden aprender a ser tan flexibles. ¡No es cierto! Si bien los niños son más flexibles, esta es únicamente una cuestión de entrenamiento. Con los ejercicios correctos y el buen desarrollo de los músculos, mejorarás y, por supuesto, resistirás más tus clases de baile.

Por ello, tanto pequeños como mayores pueden apuntarse a las clases de baile sin problema. De hecho, como hemos visto, bailar es beneficioso para la salud. Y es que te da la ocasión de fortalecer tendones y músculos a la vez que te deshaces del estrés y te vuelves más feliz.

El baile en la historia de la humanidad: su importancia

Si te quedan dudas de si el baile es para ti o no, te diremos que es una disciplina que cuenta con un largo recorrido. De hecho, sus inicios se remontan a la prehistoria. Si tantas personas han bailado y han aprendido a moverse al ritmo de la música a lo largo de la historia, ¿por qué no ibas a poder tú? Resulta que en las pinturas rupestres de la prehistoria ya se tienen indicios de que las personas bailaban. Al no haber desarrollado un lenguaje verbal todavía, usaban el movimiento corporal para comunicarse. Así pues, este movimiento fue avanzando con el desarrollo de la civilización.

Las primeras técnicas de baile de las que se tiene constancia fueron danzas religiosas o las dedicadas a competiciones. Luego, los antiguos griegos y romanos lo incorporaron a su vida diaria para mejorar el equilibrio y la capacidad física. Desde entonces, la danza ha formado parte de la rutina de la humanidad, considerándose una actividad social, además de ser una herramienta comunicativa.

Estilos que puedes aprender en las clases de baile

Ahora que ya empiezas a tener más claro lo importante que es el baile seguro que estás más animado para adentrarte en unas clases de baile que te quiten la curiosidad. No obstante, antes de ir con todo a la pista de baile, primero hay que pensar en algo. Y es que si no sabes qué estilo quieres probar, tus clases de baile serán algo confusas y desordenadas. Por ello, estate atento a las modalidades de baile más populares que hay:

  • Salsa: este tipo de baile se basa en ritmos caribeños con un toque de otros estilos, como el jazz. Es uno de los tipos de baile más conocidos por los amantes de las danzas latinas. Su base son 3 pasos sencillos con los que se desarrolla el resto del baile.

  • Danza del vientre: una de las danzas para nosotros exóticas más conocidas es la danza del vientre. Al estilo de personajes famosos, este tipo de baile hará que fortalezcas sobre todo las caderas, los abdominales y los glúteos. Aunque es difícil, ¡seguro que disfrutarás mucho una vez hayas aprendido la técnica!

  • Hip hop: este estilo surgió en los barrios de Estados Unidos en la década de los años 60 y ya nunca más ha pasado desapercibido. La razón es que combina increíblemente bien con varios tipos de música. Además, conecta mucho sobre todo con gente joven, pues les proporciona un medio de expresión, conjuntamente con la música propia de esta modalidad.

  • Jazz: este estilo de baile es tremendamente popular, pues se suele danzar con música alegre. El jazz combina diversos estilos: desde danza africana hasta hip hop o ballet, esta modalidad de baile engloba pasos de distintos estilos. Por ello y puesto que los bailarines de jazz suelen moverse al ritmo de músicas conocidas y alegres, se aprecia mucho.

  • Claqué: también conocido como tap, el claqué es un estilo heredero de las danzas de zuecos propias de Irlanda y Escocia. No obstante, se desarrolló en Estados Unidos y es característico por mover los pies al ritmo de la música.

Dónde asistir a clases de baile

Si con todo esto ya tienes unas ganas irrefrenables de empezar a moverte, ¡toca buscar unas clases de baile! La mala noticia es que hay mucho dónde buscar. La buena noticia es que nosotros te explicamos los principales centros y lugares en los que puedes bailar:

  • En casa: ¡sí! Tu hogar es un lugar más que perfecto para empezar. Si dispones de suficiente espacio, puedes probar a dar tus primeros pasos. Si no, también tienes la opción de buscar clases de baile particulares. Solo tienes que encontrar a un buen profesor de baile, ya sea uno de una academia que acceda a enseñarte o bien a un docente a través de internet.

  • En las escuelas de baile: por supuesto, no podemos olvidarnos de las academias físicas. La desventaja de este tipo de centros es que si no vives en un lugar en el que haya mucha oferta, tendrás una cantidad limitada entre la que escoger. También ten presente que estarás sujeto a sus horarios. Lo bueno es que asistiendo a clases de baile en escuelas físicas tendrás la oportunidad de conocer a otros bailarines y danzar en grupo.

  • Los centros cívicos y otras asociaciones: estos espacios culturales siempre están pendientes de las necesidades de las personas de su ciudad. Y, como la danza suele gustar bastante, es posible que propongan un montón de cursos de baile de distintos estilos y niveles. Pero si vives en un pueblo apartado o tu ciudad no tiene centros cívicos, es posible que no puedas disfrutar de las clases de baile que ofrecen.

Encuentra a tu profesor de baile

El docente con el que te formarás es igual de importante que escoger el estilo o el lugar en el que realizarás tus clases de baile. Por ello, necesitas saber que será un buen profesor particular. Si no tienes ni idea de dónde encontrarlo ni qué tener en cuenta a la hora de elegir profesor, ten presente estos puntos:

  • Busca a tu maestro en portales de profesores de baile, anuncios en internet o en las academias de baile. También puedes encontrar un buen docente gracias a tu círculo cercano. ¡Haz saber a los cuatro vientos que quieres aprender a bailar!

  • Una vez hayas encontrado el que podría ser tu profesor de baile, pídele una entrevista o clase de prueba gratuita. De esta manera, verás cómo se mueve, cómo enseña y si os lleváis bien o no. ¡Comprueba si encajáis y si disfrutarás en las clases de baile!

  • Revisa las opiniones de otros alumnos: igual de importante es ver qué ha pasado con otros bailarines, pues no quieres encontrarte con una persona que no sepa enseñarte a danzar.

¿Cómo motivarte para comenzar a ir a clases de baile?
Comenzar clases de baile resulta una elección a considerar ya que se deben contemplar ciertos aspectos que pueden hacer la diferen...

Ventajas de asistir a clases de baile

Como íbamos diciendo antes, las clases de baile son beneficiosas para tu cuerpo y salud: al moverte, tu corazón bombeará más sangre, por lo que estará más en forma, al igual que también ganarán resistencia tus músculos. Pero, aparte de las endorfinas y el buen humor, las clases de baile tienen otras ventajas para ti:

Conocerás a personas nuevas

Ante todo, el baile ha servido a lo largo de la historia para disfrutar y socializar. Por ello ha ganado tanta relevancia. Hoy en día, sigue manteniendo esa función. Bailar no solo significa hacerlo en la pista de una discoteca, pues también puedes asistir a clases de baile del estilo que tú prefieras. De este modo, estarás conociendo a más personas interesantes que comparten tu misma afición.

Las clases de baile reducen el estrés

Además de ponerte en forma moviendo todos los músculos del cuerpo, al liberar endorfinas bajará el nivel de cortisol, que es la hormona del estrés. Por lo tanto, danzar puede convertirse en una terapia muy emocionante. A eso se le puede sumar la música que escuchas mientras mueves tus pies y caderas, ya que también contribuye a ponerte de mejor humor y acabar con el estrés.

Mejora tu condición física bailando

Como decíamos antes, la danza fortalecerá tus músculos y te proporcionará resistencia. No obstante, también mejorarás tu flexibilidad: en todas las clases de baile deberás estirar y calentar las articulaciones. Además, dependiendo de qué modalidad escojas, vas a tener que realizar figuras complejas que requerirán de mucha flexibilidad, la cual adquirirás a lo largo del tiempo.

Encuentra tu profesor ideal

Maneras de realizar tus clases de baile

Dependiendo del tiempo del que dispongas y de tus preferencias, puedes bailar en un lugar o en otro. Seguro que conoces las usuales academias, pues son las más comunes. No obstante, también existen otras modalidades para realizar tus clases de baile que te permiten ahorrar tiempo y dinero. ¡Conócelas!

Clases de baile a domicilio

Si prefieres no moverte de tu hogar para ahorrar los gastos de desplazamiento (con el tiempo que eso conlleva), esta opción va a ser perfecta para ti. Pero, para ello, necesitarás encontrar un buen profesor de baile que pueda enseñarte el estilo que prefieres. Búscalo en portales especializados de clases a domicilio. De este modo, os podréis poner de acuerdo sobre las condiciones como el precio de la clase, la hora a la que vas a realizar tus clases de baile y qué nivel quieres seguir. Además, esta modalidad es cercana, ya que el profesor te prestará mucha atención y podrás ver los movimientos en persona.

Clases de baile online

Otra alternativa si no quieres que un profesor acuda a tu casa son las clases de baile online. Con este tipo de lecciones seguirás disponiendo del tiempo que de otra forma emplearías en desplazarte hasta un centro. Además, tampoco debes invertir en transporte y estarás en la comodidad de tu casa. El profesor y tú podéis poneros de acuerdo sobre las condiciones y los horarios que mejor os vayan. Eso sí, ten en cuenta que necesitarás una cámara y conexión a internet, además de un espacio para poder bailar.

Clases de baile en una academia

Esta opción suele ser de las más comunes, pues es asimismo de las más conocidas. Se trata de asistir a una academia o centro formativo para realizar tus clases de baile. No obstante, el inconveniente que presenta esta alternativa es que dependes del lugar físico en el que realizar las clases. Por ello, si en tu ciudad no hay academias de baile o vives en un sitio apartado, no vas a tener muchas opciones. Además, estarás sujeto a sus condiciones y horarios. Lo bueno de contar con clases en las academias es que podrás bailar conjuntamente con otros bailarines.

Tu primera clase de baile

Cuando empiezas a moverte en el mundo del baile, los primeros pasos pueden ser algo intimidantes. Sin embargo, con ganas y motivación, todo llegará, puesto que esta disciplina se basa en la mejoría a lo largo del tiempo. Así, de una primera clase de baile puedes esperar que el profesor se presente. Acto seguido, expondrá cómo será la lección y qué estructura tendrá.

Por lo general, una clase de baile tiene secciones muy claras. La primera de ellas es la parte de los estiramientos. Es, además, muy importante estirar, pues si no calientas los músculos, puede que después se resientan y te acabes lesionando. Por ello, no olvides estirar antes de la clase. Lo siguiente en una clase de baile es el calentamiento. Es decir, después de preparar músculos y articulaciones, lo más habitual es que el profesor ponga música suave y pida que realices algunos movimientos relajados con el fin de entrar en calor. Luego, pasarás a otros ejercicios más intensos en los que aprenderás los pasos de baile y movimientos que irán conformando tu repertorio.

Material que necesitas para bailar

Por lo general, las primeras clases de danza que des serán calmadas, pausadas. En estos primeros momentos lo más probable es que lo único que necesites sea ropa cómoda de deporte para moverte bien. Asimismo, no te olvides del agua o líquidos. Puede que si estás en un ambiente frío no pases mucho calor, pero si es verano y sudas mucho, vas a necesitar hidratarte tanto como sea necesario.

Piensa en tu calzado. Dependiendo del estilo de baile que vayas a seguir, necesitarás un tipo de calzado u otro. Por ejemplo, si quieres aprender ballet, con el tiempo necesitarás unas buenas bailarinas. O, si te decantas por el claqué, deberás calzarte unas tap shoes. Otro recurso indispensable, por supuesto, es la música. Si acudes a academias de baile, ellos mismos dispondrán de altavoces. No obstante, en caso de que te decantes por las clases de baile a domicilio u online, necesitarás un altavoz o auriculares con los que poder escuchar música claramente y realizar así tu práctica.

Clases de baile para dar tus primeros pasos

Para aprender a bailar es necesario pasárselo en grande. Por ello, unas clases de baile en las que puedas ser tú mismo, con las que disfrutes de la música y sientas que todo fluye, influirán muy positivamente en el desarrollo de esta actividad. No obstante, obligarte a bailar un estilo de música que realmente no te gusta no será beneficioso para ti, pues no acabarás de conectar con su esencia. Así, lo más importante para dar tus primeros pasos de danza es que escojas unas clases de baile con las que estés cómodo.

Es indispensable que te sientas bien con el profesor y que además estés en sintonía con el tipo de baile y música que escuchas. Por ello, si realmente quieres disfrutar de tus clases de baile, no dudes en escoger una modalidad que te llene de alegría y diversión.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros