Empieza a dar clases de yoga ahora

El yoga es un arte milenario y uno de los deportes más practicados del mundo. Una actividad para cuidar el cuerpo y la mente. Cada vez son más personas las que lo practican y aquellos que lo prueban se convierte en algo imprescindible en sus vidas.

Empieza a dar clases de yoga ahora

Es normal que después de un tiempo como alumno y si se ha alcanzado cierto nivel te hayas planteado dar clases de yoga. Ser maestro yogi además de ser una gran idea para ganarse la vida es una experiencia muy enriquecedora.

¿Hay que estudiar para ser profesor de yoga?

El yoga es una práctica ancestral donde a través de ejercicios con el cuerpo y la respiración se pretende mejorar el bienestar físico y mental de la persona que lo realiza. Al principio de empezar a practicar la persona necesita un guía o un profesor que haya estudiado todos los principios de la disciplina.

Empieza a dar clases particulares

Hay muchos tipos de yoga y lo más importante al ser un ejercicio físico que implica posturas corporales, necesitamos que la persona que esté a cargo de la clase nos ayude y nos prevenga de futuras lesiones.

Así que de forma oficial no hace falta tener ningún estudio. Pero es muy necesario tener amplios conocimientos, no solo de la disciplina. También de cómo realizar correctamente cualquier deporte o ejercicio.

Sitios donde se puede dar clases de yoga

Son muchos sitios de ocio que ofertan clases de yoga, para sabe dónde es mejor trabajar como profesor primero tienes que evaluar tus necesidades, tus objetivos vitales y que forma de trabajar se adapta más a tu estilo de vida.

  • Gimnasios convencionales: En los centros deportivos donde habitualmente se practica deporte más enfocado al fitness, casi siempre, puedes encontrar aulas polivalentes que se destinan a diferentes actividades a lo largo del día. Una de ellas, que suele estar siempre en los horarios de los mismos, es el yoga.
  • Estudios especializados de yoga: El yoga es una práctica que lleva años entre nosotros. Cada vez la gente se suma a practicar esta disciplina que tantos beneficios trae al cuerpo y a la mente, es por ello que es bastante común encontrar en todas las ciudades, centros de uso exclusivo al desarrollo del yoga.
  • Centros cívicos: Gracias a los beneficios que nos da la práctica del yoga, cada vez son más centros sociales que se animan a realizar cursos de yoga para sus vecinos, y ofrecerles, así, un recurso para mejorar su calidad de vida en el día a día.
  • Centros infantiles: Erróneamente siempre se ha pensado que el yoga es una práctica pensada para adultos, pero no es así. Hay muchos estudios que demuestran que realizar yoga en la infancia y la adolescencia reporta beneficios en la salud de los más pequeños. También hay evidencias que prueban que practicando yoga repercute en una mejora sustancial de la capacidad de concentración.
  • Clases particulares: Si lo que buscas es enseñar de una forma más personalizada, siempre puedes dar clases particulares de yoga. Lo bueno de esta práctica es que no es necesario una gran infraestructura, solo debes proporcionar una esterilla y una habitación con espacio. Así podrás centrarte más en tu alumno, o grupo reducido, y atender mejor a sus necesidades.

Lo mejor para sabe dónde es mejor dar clase es probar cada sitio al menos una vez en la vida. La carrera profesional de una persona es un camino donde a veces hay que equivocarse para encontrar el lugar donde echar raices.

Ventajas de dar clases particulares de yoga

Aunque haya muchas ventajas en todos los lugares de trabajo,las clases particulares pueden que sean la mejor opción ya que se adaptan a todo lo que necesites. Si bien tienes que aprender a gestionar y trabajar de forma autónoma.

  • Personalizar la experiencia: Una de las principales ventajas de dar clases de yoga es poder ofrecer una experiencia más personalizada a tus alumnos. Entender bien lo que busca tu alumno de yoga y poder ofrecérselo, es mucho más sencillo si estás tratando de forma individual o en grupo reducido. Al fin y al cabo, estos detalles son los que marcan la diferencia con el resto de profesores.
  • Adaptar necesidades: Cada persona que va buscando hacer yoga lo hace con una intención diferente: tonificar o meditar entre otras. Son necesidades que gracias a las clases particulares de yoga, pueden ser fácilmente cubiertas. El hecho de trabajar en grupos más numerosos, hace que la experiencia no sea tan enriquecedora.
  • Horario flexible: al organizarte la agenda bajo tus necesidades y la de tus alumnos puedes ofrecer clases a horarios que se adapten más a tu ritmo de vida. Además siempre podrás resolver más fácilmente cualquier contratiempo que pueda surgir en el día a día.
  • No dependes de un gimnasio: sé tu propio jefe. Casi siempre los gimnasios ponen a su disposición sus salas polivalentes para este tipo de actividades, pero deberán estar sujetas al horario del mismo y tendrás que pagar un alquiler. De esta manera tendrás más disponibilidad para dar clase y te resultará más económico.

Las clases particulares son un camino más solitario que el resto y quizás al principio sea un poco más complicado. Pero a la larga merece mucho la pena. Una vez que tengas varios alumnos a los que les das clase y te organices bien puedes tener un nivel de vida muy cómodo.

© 2007 - 2021 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros