Profesor nativo o profesor bilingüe: un dilema con solución

Soy profesora italiana nativa y bilingue en alemán, y doy clases en ambas asignaturas. Por tanto estoy a punto de discutir un asunto que forma parte de mi experiencia laboral diaria. Y el tema en cuestión me involucra en ambos aspectos.

Encuentra tu profesor ideal

Sin embargo, no soy realmente partidaria de una o de otra opción. Más bien me gustaría demostrar que una respuesta clara a esta pregunta simplemente no existe, y que el dilema tiene solución por el simple hecho que no se trata de un dilema, sino de un falso problema.

Mi argumento será sencillo: todo depende del nivel en el que se encuentra el estudiante, del nivel que él desee alcanzar, y también de la calidad de conocimiento del idioma por parte del profesor.

No veo ningún inconveniente en dar clases de idiomas sin ser nativo, puesto que se tenga un excelente conocimiento del idioma, posiblemente certificado, o se pueda contar con un bilinguismo adquirido, pero sobre todo con las estrategias didáctica adecuadas para llevar el estudiante a alcanzar el nivel deseado en dicho idioma.

Al mismo tiempo, tampoco veo inconvenientes en acercarse por primera vez a un idioma con un profesor nativo, puesto que sepa utilizar dichas estrategias con la misma efectividad.

¿Cómo aprender inglés? Algunos consejos
Has estado retrasando este momento, pero es algo que llega en la vida de todas las personas que a las que nos ha tocado vivir en...

Mi experiencia al respecto fue en una ocasión bastante frustrante: hace tiempo una academia de idiomas rechazó en principio mi candidatura para un puesto de profesora de alemán in company, y sin importar el hecho que no encontraban por ningún lado el profesional de habla alemana que estaban buscando, sólamente por el hecho que yo, aunque bilingüe y capacitada para el puesto en cuestión, no era nativa.

Mi CV les encantaba, sin embargo decidieron no tener en cuenta mi larga experiencia didáctica como profesora de idiomas (alemán incluido) y se justificaron por preferir un profesor nativo debido al hecho que la empresas - y no ellos - lo preferiría o, mejor dicho, lo exigiría. Sólamente el hecho de ser nativo garantizaría de por sí un mejor nivel de enseñanza.

En resúmen, me dijeron rotundamente que no, y con convicción.Frente a esta situación yo me quedé decepcionada y un poco descolocada, porque sabía muy bien que para una clase de alemán a nivel inicial o intermedio no son imprescindibles los profesores nativos y sus conocimientos.

Más bien se precisa de estructura y método para motivar e involucrar los estudiantes, y aún más a un nivel inicial del aprendizaje del idioma. Sin olvidar que a niveles iniciales puede resultar útil conocer bien el idioma materno del alumnado para poder hacer frente a las interferencias con el idioma que se están esforzando de aprender idiomas, y para comunicarse con ellos cuando la comunicación se convierte en un callejón sin salida sin la ayuda del profesor. Y esta ventaja de no ser nativo se pueden ver en las escuelas públicas, donde las asignaturas de idiomas las imparten profesores no nativos.

Ahora bien, es evidente que un nativo con nivel C1 o C2 en el idioma materno de los estudiantes podría representar la solución ideal para este debate eterno. Pero me temo que esta no sea la realidad de las academias de idiomas, donde en la mayoría de los casos se contratan profesor con base en las declaraciones delcurrículum vitaesin importar demasiado cúal sería la calidad de la enseñanza, cuya única prueba del fuego será la clase de idiomas, días, o hasta semanas, después de la firma del contrato laboral.

Tampoco hay que olvidar que a menudo los profesores nativos tienen perfiles profesionales donde se menciona unconjunto de competencias técnicas, metodológicas, cualidades y actitudes que destacan sobre los perfiles de profesores no nativos, y que eso no tiene realmente nada que ver con el idioma materno.

Empieza tus clases de idiomas

La lucha para conseguir un puesto laboral puede llegar a resultar muy dura, si el profesor no nativo no puede ofrecer las mismas credenciales.Y cómo olvidar quelos nativos dominan mejor, o sea con absoluta naturalidad, el idioma, y que disponen de más vocabulario y expresiones, sobre todo coloquiales, que fascinan sólo con escucharlas y las ganas que dan de imitarlas.

Además de esto, han tenido desde siempre un contacto continuo con el idioma materno, y aprendiendo con ellos hay posibilidad de hablar absorbiendo su acento y pronunciación.¿Quién renunciaría a esta fascinación estética, y muy sustancial a la vez?

Por ello se concluye, a mi manera de ver, que la verdadera cuestión es si un nativo está capacitado para ofrecer una clase de idioma didácticamente eficaz, y si un profesor no nativo, o bilingüe adquirido está capacitado para ofrecer una clase de idiomas didacticamente eficaz.

Si resultas ser un increíble profesor nativo con talento para la didáctica serás el profesor adecuado, al igual que si resultas ser un increíble profesor no nativo, o bien bilingüe adquirido, y con talento para la didáctica. Sin lugar a dudas, todo dependerá de esto, y también del nivel que tus alumn@s necesiten alcanzar.

Por todo ello, os deseo clases apasionantes con vuestros profesores, que sean capaces de inspiraros, y que os animen a seguir estudiando con ganas de mejorar vuestros conocimientos de un nuevo idioma, con profesionalidad y empatía. Esto es lo único que realmente cuenta, en mi opinión.

© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros