Aprender chino no es tan difícil como piensas

Es curioso que la mayoría de mi alumnado me pregunta la primera vez por las dificultades del Chino. Ellos, como gran parte de la población hispanohablante, piensan que estudiar Chino va a ser muy complicado, muy difícil. En muchos casos, incluso, dan por hecho que será imposible y que ellos no sirven, no están preparados, no tendrán mucho tiempo de estudiarlo y eso dificultará mucho más.

Sin embargo, quiero compartir mi experiencia personal. Ya que cuando los alumnos llevan unos días, ellos mismos se dan cuenta de que aprender Chino no es tan complicado como ellos pensaron en un principio y que desde el momento 0 en el que empiezan a recibir clases conmigo, empiezan a hablar en chino.

Por supuesto, hay que decir que esto depende de muchos factores: la habilidad y paciencia del profesor, la motivación personal del estudiante, la capacidad, las horas de estudio y de práctica,... No quiero decir que estudiar chino sea "pan comido", como decís vosotros. Pero sí me gustaría dejar algunos puntos claros.

En primer lugar, el Chino Mandarín es una lengua mucho más simple (menos compleja) que otras, como el Español. Dicho de otra manera: la gramática del Chino Mandarín es mucho más simple. Esto es una gran descarga para el estudiante, que no tiene que aprender flexiones verbales, femenino y masculino, etc., por poner un ejemplo.

En segundo lugar, la formación de las sílabas es muy similar a la del español, ya que por lo general las sílabas chinas se forman con la serie consonante-vocal-consonante- o vocal-consonante, y no es habitual que se junten diferentes consonantes sin aparecer una vocal, como ocurre en otras lenguas (como el alemán, por ejemplo), lo cual facilita la pronunciación (y sobre todo la escucha) al estudiante.

Finalmente, otro punto positivo es el Pinyin. Si bien es cierto, que lo más dificultoso para el estudiante de Chino Mandarín son los caracteres chinos, también lo es que tenemos un sistema de escritura parelelo, y también utilizado en muchos casos, con el que los propios alumnos chinos empezamos de niños a escribir y leer. Este sistema es el llamado Pinyin, cuyos caracteres se corresponden con los latinos, es decir, igual que en el español y otras lenguas indoeuropeas.

Para concluir, quiero decir que el Chino tiene sus dificultades, como todas las lenguas y como todas las disciplinas, pero estoy convencido de que cualquiera que tenga un poquito de motivación y un ratito para practicar y revisar lo estudiado podrá sumergirse en el mundo maravilloso del Mandarín.

Temas
© 2007 - 2022 Tus clases particulares Mapa web: Profesores particulares| Academias y centros